Regresar

Sabe cómo me llamo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso! ¡Pongan mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy sencillo y humilde de corazón! Así encontrarán descanso para su espíritu, porque mi yugo es fácil de llevar, y mi carga ligera, Mateo 11: 28-30.

ME PARECE INTERESANTE que cuando camino en la calle o por el vecindario, gente que no conozco me llama por mi nombre. Una de esas instancias produjo una reacción extraña.

Trabajaba en el frente de mi casa y acababa de ir al bote de basura para depositar algunos desechos, cuando una pariente que se acababa de mudar a la casa de enfrente me llamó por mi nombre. Ya la había saludado antes pero todavía no nos presentábamos debidamente.

Tiempo después, me la encontré en la calle acompañada de otra mujer de la familia; ambas me saludaron de nombre. Esta vez con una expresión y un sentimiento tan diferentes, que sonreí y mi corazón se animó. Al evocar el incidente, lo comparo con la relación que tenemos con Jesús. A mi mente viene la frase: «Sabe cómo me llamo».

Con cuánta frecuencia nos enredamos en nuestros propios pensamientos, nuestras cargas y preocupaciones, que despreciamos o ignoramos las simplezas de la vida, como saludar a nuestros vecinos. Unas cuantas palabras (tal vez una palabra o sonrisa) pueden lograr mucho.

Jesús sabe cómo nos llamamos y siempre sabe dónde estamos y qué necesitamos. En el texto de hoy nos dice: «¡Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso! ¡Pongan mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy sencillo y humilde de corazón! Así encontrarán descanso para su espíritu, porque mi yugo es fácil de llevar, y mi carga ligera».

¿Caminarás hoy por la senda de Cristo? Recuerda: si hoy te acercas a un vecino, te acercarás a Jesús; si animas a una amiga hoy, animarás a Jesús; si sacias el hambre o la sed de alguien hoy, alimentarás y tocarás a Jesús; cuando lo tocamos, recibimos bendiciones. El Espíritu Santo puede ayudarnos a estar conscientes de quienes nos rodean y tener la voluntad de satisfacer sus necesidades, para así satisfacer las nuestras. ¿Tocarás hoy a Jesús?

Elizabeth Ida Cain


Envía tus saludos a:
No Disponible