Regresar

Dios satisfará todas tus necesidades

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Puedo salir airoso de toda suerte de pruebas, porque Cristo me da las fuerzas, Filipenses 4: 13.

PLANEABAN UNA GRAN FIESTA para celebrar la jubilación de un buen amigo mío. Russ había trabajado durante muchos años y merecía su retiro. Es un hombre talentoso que toca el teclado y el acordeón. Siempre está dispuesto a ayudar en la iglesia. Quería darle un regalo especial así que decidí hacerle una colcha.

Compré los materiales necesarios y encontré un hermoso forro que tenía un lindo paisaje con fondo blanco. Ahora necesitaba tela para el otro lado, quería una con motivos musicales. En otra ocasión, había conseguido un forro con notas musicales negras sobre blanco. Comencé a buscar en todas las tiendas. Fue inútil. Una tienda llamó a tres sucursales para ver si tenían, pero no hubo suerte.

Me decepcioné. Fui a otra ciudad cercana pero tampoco conseguí lo que quería. Fui a Greenville, otra ciudad; encontré tela con notas musicales pero era color café claro con notas negras. De todos modos compré dos metros, así al menos tenía algo.

Estaba cada vez más próxima la fecha de la gran fiesta y yo estaba a punto de rendirme y hacer la colcha con el forro café, aunque no me gustara cómo se combinaban las dos telas.

Estaba en casa de una buena amiga que tenía consulta con el doctor para realizarse una revisión.

-Pasaré a Fields en la calle 44 cuanto termine, a ver si encuentro tu tela -me dijo. Más tarde, ese mismo día, me llamó desde Fields para avisarme que tenían un forro blanco y negro con teclas de piano.

Helen compró la tela y cuando llevó el rollo al mostrador, quedaban solamente dos metros. Ya sabía yo que Dios realmente satisface todas nuestras necesidades, pero ahí tenía una prueba contundente. Había colocado a Helen en la misma tienda a la que había llamado. Habían dicho que no tenían un forro blanco y negro con notas musicales, pero nunca mencionaron que tenían un forro blanco y negro con teclas de piano. Dios guardó exactamente la cantidad que yo necesitaba.

¿Verdad que el Señor es maravilloso? Le interesan todos los aspectos de nuestras vidas porque nos ama mucho. ¿Qué ha hecho por ti últimamente? ¿Lo alabas en gratitud? ¡Yo sí!

Anne Elaine Nelson


Envía tus saludos a:
No Disponible