Regresar

Recuerda

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Es posible que te preguntes: «¿Cómo voy a expulsar a esos pueblos siendo ellos más numerosos que yo?». ¡No les tengas miedo! Tú recuerda lo que hizo el Señor tu Dios con el faraón y con todos los egipcios, Deuteronomio 7: 18, 19.

EN 1985, CUANDO PERDÍ A MI PRIMER HIJO, Joseph, no tenía idea de que Dios me tenía preparadas cosas maravillosas. Siempre me sorprende cómo él puede sacar algo bueno de las peores experiencias de nuestras vidas. Quiero compartir contigo una de esas cosas maravillosas, asombrosas, que Dios medio durante esa experiencia.

El día después de la muerte de Joey, al sentarme para mi devoción, pensé que debía escribir mis pensamientos y oraciones. Era la primera vez. Nunca había llevado un diario. Pero resultó ser una maravillosa manera de expresar mis sentimientos y hablar a Dios con intimidad y profundidad. Desde ese momento, jamás he dejado de llevar mi diario.

E. G. White escribió una vez que lo único que debemos temer del futuro, es que olvidemos cómo nos ha guiado el Señor y sus enseñanzas pasadas. ¿Cómo prevenir el olvido? Sabes a qué me refiero. Es fácil olvidar lo que Dios hizo en el pasado cuando enfrentamos una prueba nueva. Los israelitas olvidaron una y otra vez, igual que nosotras. Pero con un diario, no puedo olvidar. Tengo el hábito de que cada vez que tengo una prueba, leo alguno de mis viejos diarios para recordar lo que Dios hizo antes.

Ha sido una doble bendición. Primero recuerdo lo que Dios ha hecho en mi vida. Segundo, recuerdo que lo que Dios hizo antes, lo puede hacer otra vez. Esto me da mucho valor y mucha fuerza para enfrentar lo que sea.

¿Qué me dices? ¿Recuerdas lo que Dios hizo por ti hace dos años o dos meses? Te animo a que lleves un diario espiritual que registre tu caminar con Jesús, empieza ya mismo. Si tienes un diario, de vez en cuando dedica un tiempo a leer algunos de los textos pasados y alaba a Dios, cada vez que te sacó del apuro, cada vez que te dio fuerza para sobrevivir a otro día de problemas y angustia. Recuerda.

Heather-Dawn Small


Envía tus saludos a:
No Disponible