Regresar

No tendrás rencores

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No serás rencoroso ni vengativo con tus compatriotas, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor, Levítico 19:18.

ΡASARÉ LAS VACACIONES EN MI HOGAR -dijo Marge a su vecina de oficina. Se sentaba tres escritorios frente al mío. Yo le caí mala esa mujer desde antes que me conociera cuando llegué a trabajar al Times de Los Ángeles, en 1974. Nunca me hablaba sin desdén.

Traté de ser amigable a pesar de su actitud.

-¿Dónde está tu hogar?-pregunté.

-En Minesota -respondió sin mirar a ver quién había preguntado.

-Yo tengo parientes en Minesota.

-¿Sí, dónde? -preguntó Marge mirando sobre su hombro para identificar a su interlocutora.

-Un pueblito que nadie conoce, Swanville.

Marge literalmente cayó de su asiento por la sorpresa. Cuando se levantó, exclamó:

-¡Yo nací ahí! ¿Cómo se llama tu familia?

Cuando respondí que mi abuelo se llamaba Herman Ganz, el rostro de ella expresó su admiración antes de responder:

-¡Herman Ganz es el mejor amigo de mi padre! ¡Mi hermano fue a la misma escuela que su hijo Buddy y fue compañero de clases de Ralph!

-Buddy y Ralph son mis tíos -dije yo.

Marge cambió mucho desde ese día. Ya no me hablaba con desprecio o me daba mala cara o rechazaba. En todas las ocasiones que nos tocó trabajar juntas, con amabilidad me pedía que le diera noticias de mi familia.

Yo nunca había hecho algo para ganarme su enemistad, tampoco permití que su terrible actitud me hiciera tratarla mal. Ahora, lo que le había desagradado de mí había quedado en el olvido. Siempre me trató como a un querido miembro de su familia.

Tener mala voluntad hacia los demás, con o sin motivos, es anticristiano. Jesús perdonó a los que clavaron sus manos y pies. Todos descendemos de Adán y Eva. Somos parientes. Nos beneficiamos en primer lugar cuando nos tratamos, sin importar las diferencias étnicas, políticas o religiosas, como a miembros queridos de nuestra familia.

Darlenejoan McKibbin Rhine


Envía tus saludos a:
No Disponible