Regresar

Dios tiene un plan

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir, Salmos 32: 8.

TIENES QUE LLEVAR A ESTA NIÑA al psiquiatra. Es anormal. Las niñas de su edad quieren ser enfermeras, maestras, dentistas o abogadas, ¡pero no misioneras en otro país! -mi abuela no quería aceptar el hecho de que habíamos dejado la iglesia de nuestra familia; con duras palabras acusaba a mi madre de ser responsable de mi posible desequilibrio psicológico. Con la intención de «ayudarme», un día medio un llavero con la figura de un caníbal con un hueso en el pelo. Se burlaba de mis sueños e ideales.

A pesar de mis palabras acusatorias, su esfuerzo para cambiar mis planes y su desaprobación, crecí con el deseo de ser misionera. Leí buenos libros sobre biografías de misioneros que me despertaron el deseo de imitarlos. Eran mis héroes y decidí trazar mi vida como la de ellos. Con este objetivo en mente, estudié teología en la universidad. Ahí, todo el conocimiento me fascinó y sentí que pisaba suelo sagrado.

Nunca tuve el privilegio de trabajar en un campo misionero, ¡pero cuántas cosas he aprendido en los lugares donde he vivido! Hoy sé que Dios siempre ha tenido un plan para mi vida. ¡Me complace ver qué maravilloso y audaz es!

He tenido la oportunidad de trabajar con niños en un orfanato y estudiar la Biblia con chicos de primaria y preparatoria. He dado estudios bíblicos en casas y dirigido cursos y conferencias públicas. He ayudado a crear iglesias y establecer otras recién formadas. He respondido cartas del público de radio y televisión. Hasta he trabajado en estaciones de radio, dirigido departamentos de la iglesia y trabajado en seis diferentes campos en Brasil. ¡Cuántas cosas emocionantes Dios ha reservado para mi vida!

Agradezco a Dios porque seguí el deseo de mi corazón; sin embargo, agradezco aún más que en su conocimiento supremo, me ha colocado exactamente donde he querido. No sé cuáles son sus planes para mi vida hoy pero no importa, ¡pues quiero seguir agradecida por su bondad al incluirme en sus planes!

Sónia Maria Rigoli Santos


Envía tus saludos a:
No Disponible