Regresar

Adopción

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Nos ha elegido [...] antes de crear el mundo, [...] nos ha destinado de antemano, y por pura iniciativa de su benevolencia, a ser adoptados como hijos suyos mediante Jesucristo, Efesios 1: 4,5.

MUCHAS PAREJAS QUE NO TIENEN HIJOS PROPIOS buscan adoptar. En algunos países, la adopción puede resultar sencilla, pero en otros es muy complicada. Además de las dificultades que implica la migración, también puede costar una fortuna. Conocí a una pareja a la que el médico había dicho, después de todo tipo de exámenes, que no podrían procrear bebés propios. Así que decidieron adoptar. Yo conocía a una madre que tenía cuatro hijos, cuyo esposo había muerto en un accidente. Ella no tenía recursos para cuidarlos a todos, tampoco al quinto niño que esperaba. Me dijo que estaba dispuesta a entregar a su bebé a una familia cristiana. La pareja se emocionó al saber que podrían adoptar a un recién nacido. Comenzaron a estudiar los protocolos para adoptar al bebé, pero la larga lista de espera hizo imposible que adoptaran a ese bebé en específico.

Hubo un caso interesante en mi trabajo. Una joven pareja había rechazado adoptar a una bebé de dieciocho meses, debido a razones culturales. La primera familia, que quería tener una hija, la vio y se enamoró de ella, a pesar de que había sido incapaz de prosperar. Le habían hecho una traqueotomía, colocado una sonda y le habían diagnosticado parálisis de cuerdas bucales. Aquella familia asumió el riesgo de adoptarla igualmente. Los abuelos, padres, dos hermanos, sobrinos y sobrinas, todos fuimos al tribunal de adopciones para ser testigos de la primera adopción oficial que el juez pronunció.

¡Fue un día asombroso para la nueva familia! Cambiaron el apellido de la bebé. Unas semanas después invitaron a la comunidad a una gran fiesta para celebrar la adopción. Muchos amigos y parientes nos alegramos con ellos.

A todas nos pueden adoptar. El más poderoso y rico Rey del universo, el más amoroso y bondadoso padre, desea rodearnos con sus amantes brazos, rodearnos con toda la protección que podríamos pedir, darnos todo lo que necesitemos y darnos refugio con todas las comodidades de la vida. Aceptemos ser adoptadas para su familia.

Esperanza Aquino Mopera


Envía tus saludos a:
No Disponible