Regresar

Constante acción de gracias

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Manténganse en constante acción de gracias, porque esto es lo que Dios quiere de ustedes como cristianos, 1 Tesalonicenses 5: 18.

EL TEXTO DE HOY DICE: «Manténganse en constante acción de gracias». ¿Cómo dar gracias en un mundo tan escalofriante? ¿Cómo darlas cuando hay tanta hambre, tristeza, muerte de seres queridos y tribulaciones?

«Gracias» significa un favor inmerecido, una actitud que expresa gratitud. Esa palabra la enseñó el gran Maestro y la transmitió a sus discípulos para ayudar a la humanidad. Parte de ser una persona agradecida es reconocer la generosidad de los demás, mostrar afecto y gratitud visiblemente.

No sé qué haces tú para dar gracias a Dios o a tu prójimo, pero sé que es imposible dar gracias en todo momento. Si el autor del texto, aun después de que lo azotaran y encadenaran en incómoda posición en una cárcel fría y oscura de Filipos, pudo mostrarse agradecido, nosotras también podemos. Es cuestión de actitud. Hay personas que nada más ven el lado negativo de las cosas y no encuentran algo positivo. Asume una actitud positiva ante tu vida. Aunque las cosas parezcan adversas, aun así pueden contribuir a tu bienestar. Quizá seas una persona con muchos problemas, una vida turbulenta y todo parece que sale mal. En este momento hasta podrías preguntarte: «¿De qué voy a dar gracias si no veo algún beneficio?».

Tenemos motivos para dar gracias. Agradecer a Dios por la paz, la protección, el hogar, la comida, las rosas (con todo y espinas), el perdón de nuestros pecados, la redención, sus maravillosas promesas y muchas otras razones. Nunca debemos olvidar los muchos beneficios del amor de Dios. El simple hecho de que puedas leer este libro es motivo de gratitud.

Que tu corazón dé siempre gracias, pues esa actitud produce felicidad y salud. Aumenta tu autoestima, abre las puertas al perdón y el amor infinito de Dios. ¿Cuál será tu actitud ante la vida? ¡Pide a Dios que te haga una persona agradecida! Ciertamente también serás una persona más feliz.

Flávia Tiburtino de Andrade


Envía tus saludos a:
No Disponible