Regresar

Llévame con Dios

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Guardo tus palabras en mi corazón para así no pecar contra ti, Salmos 119: 11.

¿ΗAS EXPERIMENTADO un periodo estéril en tu vida devocional? Sabes a qué me refiero. Esas ocasiones en que no importa qué leas o durante cuánto tiempo ores o medites, resulta inútil. Quizá fue por un problema que tenías o alguna zona de tu vida en la que flaqueabas y fracasabas. Cualquiera fuera la causa, la mayoría de nosotras en algún momento hemos encontrado un muro en blanco en nuestra vida devocional. La cuestión es, ¿qué hacer?

Una buena amiga que experimentó la pérdida de su hija madura me ayudó a afrontar esos momentos de mi vida. Me dijo que tras la muerte de su hija, sintió la necesidad de concentrarse en las palabras de Dios en la Biblia. Así que desde el día siguiente a la muerte de su hija, comenzó a escribir el Nuevo Testamento. Cada día en su devoción, escribía versículos, en secuencia, de la Biblia. Le pregunté si también escribió un diario de lo que sentía al escribir y ella dijo que escribió sus sentimientos y pensamientos.

Comenzó con Mateo y cuando hablé con ella, iba en Filipenses. ¡Asombroso! Qué mejor manera de fijar su mente en Cristo que leer y escribir sus palabras inspiradas. Dijo que escribir las palabras obligaba a su mente air con lentitud y concentrarse en cada una, lo que no sucedía cuando simplemente leía la Biblia.

Sabía que Dios la envió ese día a visitarme y contarme su labor, porque justamente estaba en uno de esos periodos difíciles de mi vida devocional y espiritual. Sin importar lo que hiciera o leyera, las palabras y los pensamientos no me llegaban al corazón. Así que decidí escribir uno de los libros de la Biblia durante mis devociones. Oré al respecto y sentí la fuerte impresión de escribir Colosenses. ¡Qué libro tan inspirador! Cada versículo tiene algo que conmueve mi corazón, habla a mi vida o me motiva a alabar a Dios.

Si pasas por un periodo estéril en tu vida espiritual, no te preocupes. Trata de escribir las palabras de Dios en tu diario. Toma tiempo para leer, escribir y meditar las palabras inspiradoras de la Biblia. Así también guardarás la Palabra de Dios en tu corazón y como una planta, tu fe y tu amor por Dios crecerán y florecerán.

Heather-Dawn Small


Envía tus saludos a:
No Disponible