Regresar

Vales mucho para Dios

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¿No se venden dos pájaros por muy poco dinero? Sin embargo, ninguno de ellos cae a tierra si el Padre de ustedes no lo permite. [...] Así que no tengan miedo; ustedes valen más que todos los pájaros, Mateo 10: 29, 31.

EL JOVEN PETIRROJO piaba lastimeramente mientras seguía a su madre por el patio. La madre buscaba el desayuno y por fin encontró un jugoso gusano. Sonreí al verla presentar el gusano a su bebé. El pequeño aceptó el regalo y casi al instante, lo escupió. Sin inmutarse, la madre recogió la ofrenda, la picoteó en varios sitios como para revisar que fuera el gusano indicado y volvió a ofrecerlo al bebé. De nuevo escupió el sabroso manjar a su madre. Ella lo recogió por tercera vez y le dio vuelta de un extremo a otro, para ofrecerlo de nuevo. Esta vez el bebé se lo engulló alegremente, como un niño humano se traga un espagueti.

Leí hace mucho que los petirrojos no se tragan los gusanos «boca abajo». Los gusanos tienen crestas innatas que los ayudan a arrastrarse por el suelo. Si un petirrojo se tragara el gusano en mala posición, le rasgaría la garganta. Quién tuviera la sabiduría de un petirrojo. Su sistema inherente evitó que se comiera mal el gusano.

El único problema de ese sistema es que funciona por instinto y no mediante razonamiento. Si dejara de pensar para vivir de acuerdo a mi instinto, tendría una vida más sencilla. Sin embargo, ¿Sería igual de interesante? Estaría encadenada a reaccionar por instinto en cada circunstancia. En vez de eso, soy libre para formular mis propios pensamientos y curso de acción. Mi amoroso Dios me permite aprender mediante prueba y error. Si todo sale bien, no hacen falta tres intentos para acertar.

Me consuela mucho el hecho de que valgo mucho para Dios. Aunque me cueste trabajo salir adelante en cada nueva experiencia, sé que él consideró que valía la pena morir por mí. Cuando veo los pájaros, recuerdo que debo solicitar instrucciones a mi maravilloso Señor.

El Libro de Dios me da consejos diarios sobre cómo conducir mejor mi vida. Cuando leo su Libro con oración, gano la sabiduría para vivir feliz, productivamente, libre de resultados desastrosos. Luego cuando llegan los problemas, como es inevitable, recuerdo que Dios estará conmigo y valgo más que muchas palomas.

Patricia Cove


Envía tus saludos a:
No Disponible