Regresar

Vida abundante

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El ladrón solo viene para robar, matar y destruir. Yo he venido para que todos tengan vida, y la tengan abundante, Juan 10: 10.

DISFRUTO PREPARAR EL BOLETÍN de nuestra pequeña iglesia cada mes. Me encanta escribir la última página y siempre ansío ver las palabras que el Señor me dará para comunicar. Eran los últimos días de octubre y me preparaba para la edición de noviembre. El Día de Acción de Gracias estaba muy cercano.

Cuando pensamos en Acción de Gracias, las cosas que con más seguridad vienen a nuestras mentes son las calabazas, los peregrinos, la salsa de arándano, el maíz indio y el aroma y el sabor del pay casero de calabaza. ¿Quién incluiría un boletín en su lista de agradecimientos?

«Mi» página ya casi estaba completa. Al corregir el contenido, me puse a pensar lo agradecida que estaba por las contribuciones de la gente al boletín. Guardé mi página previa en el expediente y comencé de nuevo, para manifestar agradecimientos a las personas que ponen sus pensamientos en papel cada mes. En particular, agradecí un objeto que había bendecido mi vida antes de quedar impreso.

A veces en sábado nos deslizamos hasta llegar hasta nuestra banca, pasamos entre nosotros con un rápido «Buenos días», un apretón de manos, una sonrisa en el rostro, pero nuestros corazones están rotos y fragmentados. Así hemos estado todos. Cierta mañana de sábado, los pleitos habían dejado mi corazón dolido y acompañé a mis nietos a nuestra banca. Una amiga sentada junto a mí me preguntó si había leído la reseña de un libro, que ella había preparado para el boletín. Busqué entre el puñado de papeles para el boletín que tan graciosamente había recibido para la siguiente edición, mis ojos se posaron en las palabras de la primera nota que abrí: «Nunca te abandonaré; jamás te dejaré» (Hebreos 13:5).

Paz, consuelo y los brazos de Jesús, parecieron arroparme cuando leí el texto y el resto del artículo. A veces calladamente hacemos lo que el Señor quiere que hagamos. Quizá no sea sencillo y la mayoría de las veces, no sabremos cuáles son los efectos a largo plazo de una acción simple y discreta. Doy gracias por el «don» del boletín que el Señor medio para hacer y las amistades que contribuyen.

Acción de Gracias es un día para agradecer, cosechar y recompensar. Cristo lo abarca todo. Ha venido para que tengamos vida y además, «abundante».

Judy Good Silver


Envía tus saludos a:
No Disponible