Regresar

Lisiada

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la buena noticia, Mateo 11: 5.

CUANDO ESCRIBÍ ESTO MI TOBILLO derecho estaba envuelto en un vendaje elástico y mi pie izquierdo, en una férula. No hubo un gran accidente o un incidente dramático; simplemente sufrí un esguince en el tobillo y cinco semanas después, torcí mi pie izquierdo y se fracturó un hueso. Me pusieron clavos. Sobra decir que me hizo pensar mucho en los inválidos y los individuos lisiados de la Biblia.

¿Recuerdas a Mefibóset? «Jonatán, el hijo de Saúl, tenía un hijo parapléjico. Tenía cinco años cuando llegó de Jezrael la noticia de la muerte de Saúl y Jonatán. La nodriza lo tomó en brazos para huir, pero con las prisas de la huida el niño cayó y quedó cojo» (2 Samuel 4:4). Pobrecito Mefibóset; sin rayos X y por lo visto, nadie que le acomodara los huesos u ofreciera ayuda especial. Así que vivió lisiado. Afortunadamente, el rey David se encargó de él debido a que había querido mucho a su padre Jonatán.

Lo interesante es que en el Antiguo Testamento nadie que fuera cojo o estuviera lisiado podía servir como sacerdote y ofrecer sacrificios. Dios exigía solamente lo mejor. Puedo asegurarte que no pude ser (y hacer) lo mejor en tantas áreas. ¡Qué frustrante!

En épocas bíblicas, los profetas tuvieron mucho que decir de los cojos, ciegos, las viudas, los huérfanos. La salud espiritual de la nación se medía según cómo la sociedad trataba a esa gente. Las promesas de la tierra mejor siempre describían la sanación y apoyo de esa misma gente.

Hubo varios ejemplos de lisiados sanados en la iglesia primitiva. Uno de los más conocidos fue la curación del mendigo cojo en la puerta Hermosa. Esa curación y su predicación, hicieron que Pedro y Juan terminaran en la cárcel. Luego, Pablo sanó a un lisiado en Listra. También ahí fue causa de problemas; apedrearon a Pablo y lo dieron por muerto. Esos apóstoles no fueron encarcelados y apedreados porque ayudaran a los lisiados, sino por el evangelio que predicaban.

Jesús también se acercó a los cojos, ciegos, enfermos, lisiados. Llevaba las buenas nuevas, física y espiritualmente. La buena noticia es que algún día ya no existirán las discapacidades. ¡Qué día bendito anticipamos!

Ardis Dick Stenbakken


Envía tus saludos a:
No Disponible