Regresar

Prueba de sabor

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Sientan y vean qué bueno es el Señor, Salmos 34: 8.

¡HABÍA PASADO el Día de Acción de Gracias, lo que significaba que era hora de hacer pastel de frutas! Conozco la reputación de los pasteles de frutas, como que son excelentes pisapapeles, pero nos gusta esa golosina navideña una vez cada año. Con los años he desarrollado mi propia receta, pero tiene un problema. El pastel se desbarata al cortarlo. Quizá le puse demasiadas nueces y frutas, pero por eso es especial.

Hace años estaba en una reunión social en una casa particular. Sirvieron pastel de frutas. Me pareció delicioso. No se desmoronaba y alcanzó para muchas rebanadas. Al enterarme de que la anfitriona lo había hecho, le pedí que me diera la receta. No hubo respuesta. Pensé que no me había oído (después de todo, había una multitud en la sala), así que volvía preguntar, con el mismo resultado. Avergonzada, me di cuenta de que me había escuchado pero no quería compartir, aunque yo no lo habría cocinado para la misma gente que ella.

¡Tengo una amiga cuya suegra le daba recetas pero siempre omitía un ingrediente! Siempre me he considerado halagada cuando alguien me pide una receta, así que se la doy con gusto. A cambio, he recibido otras buenas recetas.

Me encanta coleccionarlas y tengo muchos libros, muchas cajas y recuerdos. Quizá satisfaga el hambre ver las ilustraciones, leer las indicaciones e imaginar cuál será el lugar. Pero es la probada de un buen platillo lo que nos satisface. Después de que hemos probado una receta terrestre y descubierto que cumple con nuestras expectativas, nos da gusto pasarla a los demás.

Así es en nuestra experiencia personal: «Sientan y vean qué bueno es el Señor». ¿Tienes hambre o sed? Cristo dijo: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí, jamás tendrá hambre; el que cree en mí, jamás tendrá sed» (Juan 6:35). ¡Esa es una receta que vale la pena compartir!

En los días previos a la Navidad planeamos cuáles regalos daremos a nuestros vecinos, usualmente incluimos algo casero. Un año fueron nueces de la India con caramelo, que le encantaron a un vecino. Preguntó si yo las había hecho. ¡Le aseguré que sí y con gusto le di la receta!

Mary Јаne Graves


Envía tus saludos a:
No Disponible