Regresar

Algo que parece malo, ¿puede ser bueno?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Yo, Señor, invoco tu nombre desde lo más profundo del pozo: tú escuchas mi voz, y no dejas de atender a mis ruegos. El día que te llamo, vienes a mí, y me dices: "No tengas miedo"» (Lamentaciones 3: 55-57).

HABÍA UNA VEZ un campesino pobre pero sabio que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo:

-Papá, ha sucedido algo terrible: ¡se ha escapado el caballo!

-¿Y por qué dices que es terrible? -le replicó el padre-, eso no podemos saberlo aún. Quizás sea bueno.

A los pocos días, el caballo regresó, acompañado de otro caballo. Ahora, en vez de uno, tenían dos. El hijo comentó, entusiasmado:

-¡Padre, qué suerte hemos tenido! Nuestro caballo ha traído otro caballo.

-¿Y por qué le llamas a eso suerte? -replicó de nuevo el padre-. Quizás no sea algo bueno. Esperemos a ver.

A los pocos días, el muchacho montó el caballo nuevo y este, no acostumbrado a tener un jinete encima, se alzó y lo arrojó al suelo. El muchacho se quebró una pierna.

-Padre, ¡qué desgracia! -exclamó ahora el muchacho-. ¡Ese caballo me ha quebrado una pierna!

Y el padre volvió a decir:

-¿Por qué le llamas a eso desgracia? Aún no sabemos si tal vez será para bien.

Al joven le costaba entender que haberse quebrado una pierna pudiera ser algo bueno, pero días después pasaron por la aldea altos funcionarios del gobierno, buscando jóvenes para que fueran a la guerra. Al ver al joven campesino con la pierna entablillada, lo dejaron quedar, así que no tuvo que ir a luchar.

¿Ves? No hay que apresurarse a sacar conclusiones cuando nos sucede algo que parece muy bueno. Ni hay que desesperarse cuando nos sucede algo que parece muy malo. Solo Jesús sabe si, a la larga, será una bendición o no. Todo tiene un propósito en la vida, solo que hay que tener paciencia para comprenderlo, y mantener siempre nuestra fe en Jesús. Él nos dice que todo lo que nos pasa, nos ayuda para bien si creemos en él. Ahora que empezamos un nuevo año, recordemos esto todos los días.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com