Regresar

Todo depende de la forma en que se diga

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Su conversación debe ser siempre agradable y de buen gusto, y deben saber también cómo contestar a cada uno» (Colosenses 4: 6).

¿ALGUNA VEZ te ha pasado que por haberle dicho la verdad a alguien, esa persona se ha enojado contigo? Decir la verdad puede traer problemas. Para no tener dificultades, es importante saber decirla con tacto. Si así lo hacemos, lo más seguro es que nadie se ofenderá. Para aprender bien esto, te será muy útil esta historia.

Se cuenta que, en una ocasión, un sultán soñó que había perdido todos los dientes. Un sultán es un príncipe o un gobernador musulmán, y como persona importante que era, el sultán mandó a llamar a un experto en interpretación de sueños que había en su reino. El intérprete de sueños le dijo:

-¡Qué desgracia, mi señor! Cada diente que se le cayó en su sueño significa que un miembro de su familia se morirá pronto.

-¡Qué insolencia! -gritó el sultán, enfurecido- ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? iiiFuera de aquí!!! ¡Y denle cien latigazos!

Esto lo gritó porque no le gustó la forma tan dura y directa en que aquel hombre le había dado la interpretación del sueño. Así que el sultán ordenó que trajeran a otro intérprete de sueños. Después de escuchar al sultán con atención, el nuevo intérprete dijo:

-Excelso señor, gran felicidad le ha sido reservada. El sueño significa que usted sobrevivirá a todos sus familiares.

Entonces se le iluminó el rostro al sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro a aquel hombre. Cuando el intérprete salía del palacio, uno de los cortesanos le dijo:

-¡No es posible! El significado que usted ha dado es el mismo que dio el primer intérprete. No entiendo por qué el primero recibió cien latigazos y usted cien monedas de oro.

-Recuerda bien, amigo mío -dijo el segundo intérprete-, que todo depende de la forma en que se dicen las cosas.

Decir la verdad es bueno, pero sin herir nunca a nadie. La próxima vez que tengas que decir a alguien algo que tal vez le va a doler, recuerda hacerlo con mucho tacto y con mucho cariño.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com