Regresar

Envíame a mí

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Desde antes que yo naciera, fui puesto bajo tu cuidado, desde el vientre de mi madre, mi Dios eres tú» (Salmo 22: 10).

EL 31 DE OCTUBRE DE 2015, se publicó en la prensa una noticia bajo el titular: «Ángel canino». Interesante título, ¿verdad? Es que la noticia no lo es menos. Un perro salvó la vida de un bebé recién nacido que había sido arrojado a la basura por su mamá.

El hecho ocurrió en Sãn Pablo, Brasil. Allí, una madre arrojó a su bebé recién nacido a un basurero para que muriera abandonado. Sin embargo, Dios tenía otro plan para ese bebé. Y para llevar a cabo su plan, utilizó a una criatura que estaba a su disposición: un perro. Aquel perro fue como un ángel para el bebé: lo recogió y buscó ayuda llevándolo a la casa más cercana. Así fue como lo salvó. Inmediatamente los vecinos llevaron al bebé al hospital, donde se está recuperando. Si no hubiera sido por ese perro, lo más probable es que el recién nacido hubiera muerto en la basura antes de que una persona hubiera podido encontrarlo.

Esta noticia se ha hecho muy popular. En Internet están las fotografías del perro dándole cuidado y amor al bebé. ¿Pero sabes qué cuenta en realidad esta noticia? Que Dios tiene misericordia de nosotros. Así como tuvo misericordia de un recién nacido que no podía valerse por sí mismo, tiene compasión de nosotros cuando lo necesitamos, y nos envía a su ángel. A veces en forma de un amiguito, o de un adulto, o por qué no, de un animal que nos dé cariño.

Y ahora viene la parte más interesante de lo que realmente enseña esta noticia. Para poder hacer el bien en la vida de los demás, Jesús necesita tener un perro, un adulto o un niño al que utilizar Necesita a alguien que diga: «Jesús, envíame a mí». Alguien que esté dispuesto a dejarse utilizar por Jesús para el bien de los demás. ¿Eres tú ese alguien?

Dios quiera que tú puedas ser hoy ese alguien a quien Jesús pueda utilizar para llevar alegría a la vida de otro que lo está pasando mal. Si no te sientes capaz, pídele a Jesús que te dé fuerzas. Él telas dará.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com