Regresar

Tú también estás invitado

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Felices los que han sido invitados al banquete de bodas del Cordero» (Apocalipsis 19: 9).

CUENTA UNA HISTORIA que un rey muy poderoso dio una vez un banquete al cual invitó a todo el mundo. Tan grande era el entusiasmo que tenía ese rey con su fiesta, que envió mensajeros por todas las ciudades y aldeas de su reino para que anunciaran que no solo daría comida a quien asistiera, sino que también les daría dinero. Lo que el rey quería era que todo el mundo estuviera contento con él, y que vieran lo generoso que él era con todos sus súbditos.

En una de las ciudades a las que llegó la invitación, había un hombre robusto y fuerte, pero que era ciego y muy pobre. Aquel hombre, como todos los demás, escuchó el anuncio del rey, y empezó a lamentarse de que su situación de pobreza y ceguera le impedía asistir al banquete. Él sabía que por sí mismo nunca podría llegar a la capital para participar de la fiesta. Ni tenía dinero para el viaje, ni podía ver el camino, así que aquella era una misión imposible. Pero era tan grande su deseo de asistir para poder conocer al rey, que se le ocurrió una idea.

En su misma ciudad vivía un hombre que era cojo, y que también se lamentaba porque su cojera le hacía casi imposible poder asistir al banquete. Así que el ciego pobre buscó al cojo y le propuso lo siguiente:

-¿Qué te parece si yo te llevo a la espalda y tú me vas guiando por el camino? Y todo lo que gastemos durante el viaje, tú lo pagas y yo después te doy mi parte con el dinero que me dé el rey.

Ambos asistieron a la fiesta del rey y disfrutaron muchísimo de aquella ocasión tan especial. Sus ganas de ir hicieron que superaran todos los obstáculos que se les presentaban. ¿Y tú? ¿Tienes ganas de asistir a las bodas del Cordero? ¿Sabes que Jesús te ha invitado a un banquete muy especial que él mismo dará como Rey del universo cuando estemos en la tierra nueva? Si quieres asistir, no te dejes vencer por ningún obstáculo que encuentres en el camino. Mantén la fe y la mirada puesta en Jesús, y algún día disfrutarás de esa maravillosa mesa.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com