Regresar

Lo que hizo Tristan para que lo adoptaran

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No han recibido un espíritu de esclavitud que los lleve otra vez a tener miedo, sino el Espíritu que los hace hijos de Dios» (Romanos 8: 15).

TRISTAN JACKSON, de nueve años, no tuvo una infancia feliz. Pero tuvo la suerte de conocer a Donnie Davis y a su esposo. Este matrimonio lo invitó a vivir con ellos, puesto que Tristan no tenía quien lo cuidara. Tiempo después, decidieron adoptarlo. El problema es que no tenían dinero para los trámites de la adopción.

Tristan, que no está acostumbrado a rendirse, pensó: «¿Cómo puedo ayudar a los Davis para que me adopten?». Y se le ocurrió una idea: «Voy a vender limonada y galletas en la calle, con eso haré algo de dinero». Lo primero que hizo fue poner avisos de su «negocio», y pronto los «clientes» empezaron a llegar.

Creerás que eso de vender limonada es una idea bastante rara, pero es normal donde vive Tristan, que es un lugar llamado Springfield, en los Estados Unidos. Cuando la temperatura empieza a subir en el verano, muchos niños de Springfield venden limonada en la calle. Pero el mensaje que daba Tristan a los compradores era diferente y conmovedor, decía así: «Gracias por ayudar a nuestra adopción». La respuesta de la comunidad fue abrumadora: no solo pudieron conseguir los cinco mil dólares que costaba el proceso de adopción, sino ¡¡¡dieciséis mil dólares!!! Trabajando duro, Tristan demostró que amaba a los Davis.

La adopciónes una manera muy hermosa de brindar a un niño un hogar que no tiene. Tal vez conoces a alguien adoptado, o quizás tú mismo has sido adoptado. ¡Qué bueno es tener esa oportunidad cuando tus papás biológicos no pueden criarte! ¿Sabes? Cuando un niño es adoptado recibe el apellido de la familia que lo adopta y pasa a ser un miembro respetado de esa familia. Por eso se espera que lleve con responsabilidad ese apellido. Pues bien, tú y yo estábamos desamparados en este mundo de pecado cuando Dios decidió adoptarnos. Nos entregó los mismos derechos que tiene su Hijo Jesús: nos dio el apellido «cristiano» y nos llama «hijos». Y tiene una herencia preparada para nosotros. La gran pregunta es: ¿Cómo estamos llevando el apellido que Dios nos dio? Espero que de una manera que le honre.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com