Regresar

De Jesús también hablaron mal

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Vino Juan, que ni come ni bebe, y dicen que tiene un demonio. Luego ha venido el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen que es glotón y bebedor, amigo de gente de mala fama» (Mateo 11: 18-19).

¿ALGUNA VEZ han hablado mal de ti? El versículo de hoy nos dice que de Juan el Bautista y de Jesús también hablaron mal; decían que Juan tenía demonios y que Jesús era glotón, borracho y amigo de ladrones. Está claro que nada de eso era verdad.

Cuando yo estudiaba en el colegio, había una rivalidad entre dos grupos de chicas del mismo curso. La líder de uno de los grupos, de nombre Ana, le buscaba pleitos a la líder del otro grupo, que se llamaba Pilar. Un día Ana, para hacer sentir mal a Pilar, se acercó a unas niñas y les dijo:

-Hola, chicas, ¿saben qué es de Pilar?

-Sí, mírala, está allí -le respondió inocentemente una de las muchachas, señalando al lugar donde estaba Pilar.

-Noooo, depilar es quitarse los pelos -decía luego Ana, riéndose a carcajadas.

Cuando Pilar se enteró de los chistes fáciles que estaban haciendo a costa de ella, se formó el pleito. Decidió inmediatamente buscar la manera de hacer sentir mala Ana, para vengarse de ella. Así que otro día, estando en el recreo, Pilar, con voz muy fuerte, llamaba:

-¡Ana! ¡Ana! ¡Ana! ¡Ana!

Cuando Ana escuchó su nombre, volteó la cabeza para ver quién la llamaba y Pilar aprovechó para decirle:

—Ana, a na dar, caimán...

Acabaron a golpes y las dos fueron suspendidas del colegio por un tiempo.

En todos los lugares hay rivalidades, porque hay mucha envidia. De Jesús dijeron cosas malas porque le tenían envidia, querían tener el poder que él tenía. Por eso, un gran enemigo nuestro es la envidia. No te dejes atrapar por ella. Recuerda que para Jesús tú vales lo mismo que el resto de la humanidad, y por tanto no tienes nada que envidiarle a nadie. Tú haz tu vida. Si no envidias a nadie, no tendrás rivalidades y serás libre en Jesús. Si tienes envidia y rivales, estás atrapado en un círculo muy difícil de romper. ¿Prefieres ser libre o vivir atrapado en una rivalidad?


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com