Regresar

Hablar como un sabio

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Se acercaron a Pedro y le dijeron: “Seguro que tú también eres uno de ellos. Hasta en tu manera de hablarse te nota". Entonces él comenzó a jurar y perjurar, diciendo: "¡No conozco a ese hombre!"» (Mateo 26: 73-74).

¿TE SUENA EL NOMBRE Albert Einstein? Einstein es el científico más popular del siglo XX. Era un hombre inteligentísimo; tanto, que todavía hoy mucha gente no entiende la teoría que él descubrió, porque es tan complicada que hay que ser un genio para comprenderla. Pues se cuenta que este gran sabio llamado Einstein, cuando empezaba a ser reconocido por su teoría de la relatividad, era solicitado por las universidades para dar conferencias. Pero a Einstein no le gustaba manejar, por eso contrató los servicios de un chofer. En una ocasión, cuando estaba a punto de dar una conferencia, Einstein le comentó a su chofer:

-Qué aburrido tener que repetir lo mismo otra vez.

-Si quiere -propuso el chofer-, lo puedo reemplazar yo. Le he oído dar esa conferencia tantas veces que me la sé de memoria.

A Einstein le pareció una idea brillante y aceptó. Se cambiaron la ropa y Einstein se puso al volante. Llegaron al lugar y, como ninguno de los presentes conocía a Einstein, nadie descubrió la farsa. El chofer dio la conferencia a la perfección pero, al finalizar un profesor le hizo una pregunta. ¿Cuál sería la respuesta? En un golpe de inspiración, el chofer contestó:

-Su pregunta es tan sencilla que le voy a pedir a mi chofer que la responda.

Entonces Einstein respondió la pregunta como el gran sabio que era.

Si te fijas, nadie puede hacerse pasar por sabio; o lo eres, o no lo eres. Y la verdadera sabiduría viene de Dios. Así que si quieres ser inteligente y sabio, debes tener una relación diaria con Jesús. Él te dará la prudencia, los conocimientos y las palabras que debes decir.

Si no tienes una relación con Jesús, se notará en tu manera de hablar, igual que al chofer se le notaba que no era un genio como Einstein; igual que al apóstol Pedro se le notaba que era cristiano por su manera de hablar.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com