Regresar

Hay demasiadas Juanitas – 2ª. parte

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No resistas al que te haga algún mal» (Mateo 5: 39).

LA DIRECTORA DECIDIÓ enfrentar la situación y diseñó un plan: entrevistarse con cada una de las muchachas por separado y luego con los padres. La intención era analizar si había algún problema de conducta violenta en aquellas familias. Porque uno aprende a como portarse en su casa; si en la casa de uno hay violencia o malas palabras, es difícil no ser violento ni decir malas palabras. Ahora bien, con la ayuda de Jesús, sí se puede.

Bueno, volviendo a la situación. La directora empezó con la primera muchacha y descubrió que su mamá había recibido malos tratos por parte de su esposo, y su hija lo había visto. Secretamente, la joven albergaba rencor contra su padre, pero no podía expresarlo por ser él quien costeaba sus estudios. Esta era la que creía que Felipe estaba interesado en ella pero que por culpa de Juanita quizás nunca llegarían a nada.

Las otras dos muchachas tenían papás divorciados y no vivían con el papá. Por esa razón, se dejaban llevar por el liderazgo negativo de la primera muchacha. Los padres se comprometieron a vigilar el comportamiento de las chicas y a verificar el cumplimiento de algunas tareas que se les asignarían como parte del plan.

Cada una de las muchachas fue expulsada de la escuela durante dos días, y se les pidió que redactaran una carta en la que pidieran perdón a Juanita y mostraran arrepentimiento por el daño causado. La estrategia funcionó sin necesidad de emplear ninguna amenaza. Juanita pudo recuperar su autoestima, enfrentó a las tres muchachas, mantuvo la tranquilidad y no tuvo que irse de la escuela. El nombre de Jesús fue exaltado gracias al sabio proceder de la directora y a la dignidad de Juanita, que en todo momento se comportó como una buena amiga de Jesús.

Jesús siempre nos llama a no resistir al mal con más mal, porque la oscuridad nunca se puede vencer con la oscuridad, sino con la luz. De igual modo, el odio no se vence con más odio, sino con amor.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com