Regresar

¿Qué estás haciendo con tus dones?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Cada uno debe vivir según los dones que el Señor le ha dado» (1 Corintios 7: 17).

HOY TE VOY A CONTAR una fábula que me recuerda a un personaje de la Biblia. Léela muy atentamente, a ver si descubres en quién estoy pensando. La historia dice así:

«Había una vez un león que se enamoró perdidamente de la hija de un campesino y la pidió en matrimonio. Pero el papá de la muchacha tenía miedo de entregarle a su hija, porque los leones son muy feroces y hacen daño con su enorme fuerza. Al mismo tiempo, no se atrevía a decirle que no, por si le hacía daño a él. Así que el padre de la joven le dijo al león:

-Usted parece un digno esposo para mi hija, pero si quiere casarse con ella debe cumplir primero un requisito.

-¿Cuál es ese requisito? -quiso saber el león.

-Debe usted arrancarse todos los dientes y todas las uñas, porque eso es lo que da temor a mi hija. Si lo hace, podré entregársela sin miedo.

El león amaba tanto a la joven que cumplió con los requisitos. Entonces, volvió a presentarse ante el papá de su amada. Pero, para su sorpresa, el papá no le entregó a su hija, sino que le dijo:

-Ahora usted no vale nada, ha perdido todos sus poderes. Yo lo desprecio y no permitiré que mi hija una su vida a alguien que malgastó los dones que la naturaleza le dio».

¿Qué te parece este relato? ¿Acaso no te recuerda a un hecho real que se narra en el Antiguo Testamento? Se parece mucho a lo que hizo Sansón. Él había recibido de Dios unos dones que nadie más tenía, y que debía utilizar para la causa del Señor. Sin embargo, por amor a una mujer que no le convenía, se dejó arrebatar esos dones del Señor y acabó viviendo una vida miserable.

¿Qué haces con los dones y talentos que Jesús te da? ¿Los usas para su servicio o no te interesa desarrollarlos porque lo que te interesan son otras cosas? Si no desarrollas tus dones, dejarás de tener la fuerza y la inteligencia que Jesús quiere darte. Serás como un Sansón sin pelo o un león sin uñas ni colmillos.

Tu valor está en los dones que Jesús te da. Por eso, utilízalos para su causa.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com