Regresar

El «temible» señor Héctor

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No divulgues informes falsos» (Éxodo 23: 1, NVI).

TRES MESES ANTES de que naciera mi hija menor, mi esposo y yo comenzamos a buscar una cuna para ella. Elegimos una que nos pareció bonita. Nos sirvió de maravilla. Pero a los tres añitos de Abby, ya teníamos que mudar a la pequeña de su cunita a su cama. Como la cuna estaba en perfecto estado, decidí ponerla en venta por Internet. No habían pasado ni dos días cuando me llamó por teléfono un señor llamado Héctor.

El señor Héctor estaba interesado en comprarnos la cuna, porque su esposa iba a tener un nuevo bebé. Así que me pidió mi dirección y vino a visitarnos. Pero al llegar, me contó que trabajaba en una funeraria. Y entonces comenzó a describir su trabajo. Cuanto más hablaba él, más me horrorizaba yo. Me daba miedo oírle hablar. En mi mente, me hice la idea de que el señor Héctor era un hombre peligroso. Que como estaba acostumbrado a trabajar con muertos, pues era malo. Yo estaba tan impresionada que tenía ganas de orinarme de miedo. No veía el momento en que aquel señor se fuera de mi casa. Cuando llegó mi esposo, le dije:

-No quiero volver a ver a ese señor y no le voy a vender ninguna cuna; es un hombre muy malo.

-Mi amor, ese es su trabajo —dijo mi esposo riéndose-, no está haciendo nada malo.

Al día siguiente de nuevo llamó el señor Héctor, vino a comprar la cuna, y nada pasó, aunque yo me imaginaba lo peor. ¡Resultó ser un hombre amable y correcto! ¡Qué equivocada estaba yo! Por eso debemos tener tanto cuidado al hablar de los demás, porque podemos difundir falsos rumores.

A veces tenemos miedo a personas que no son para nada temibles. Simplemente porque nos hemos hecho una idea en nuestra cabeza de que son mala gente, no queremos saber nada de ellas, cuando en realidad seguramente no son malas en absoluto. Lo mejor es que no tengamos prejuicios con nadie, y que no hablemos nunca mal de nadie. Si vamos a hablar de los demás, que sea solo para decir cosas buenas. Si no tenemos nada bueno que decir, es mejor que nos callemos.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com