Regresar

Yo reflejo la luz del «sol»

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Dios hizo las dos luces: la grande para alumbrar de día y la pequeña para alumbrar de noche. También hizo las estrellas» (Génesis 1: 16).

¿SABÍAS QUE LA LUNA no tiene luz? ¡¡¡En serio!!! La Luna, al igual que los planetas, no tiene luz propia. Entonces, ¿cómo es que la vemos tan luminosa desde la Tierra, especialmente cuando está en la fase de Luna llena? Porque la Luna refleja la Luz del Sol. O sea, que el mérito de la luz de la Luna no lo tiene la Luna, lo tiene el Sol. ¿Y cuál es el mérito de la Luna? Buena pregunta, ahora te la voy a contestar.

La Luna es algo así como un espejo gigante que refleja la luz del Sol sobre la Tierra, y por eso nosotros podemos verla tan luminosa cuando es de noche y en la Tierra todo es oscuridad. Ese claro maravilloso que genera la Luna y que nos permite ver un poco aunque sea completamente de noche, en realidad se debe al Sol. Es curioso, porque cuando es de noche, no se ve el Sol y, sin embargo, está haciendo su efecto sobre la Luna y nos beneficiamos todos de ello. Y ese es precisamente el mérito de la Luna: que nos ilumina a nosotros al reflejar la luz del Sol.

No sé si te has dado cuenta, pero esto es exactamente lo que Jesús quiere hacer por medio de ti. Jesús es la gran Luz que ilumina nuestro universo con su amor. Y tú y yo somos como pequeños satélites o astros que él ha creado y que ha colocado en la Tierra. Mucha gente vive en oscuridad porque no conoce a Jesús, así como cuando es de noche no podemos ver la luz del Sol. Y por eso Jesús nos ha colocado aquí donde estamos, para que iluminemos a nuestro alrededor, ¿Cómo? Muy sencillo: siendo espejos de su amor. Una cosa tienes que tenerla muy clara: la Luz grande es Jesús. Nosotros somos solo luces pequeñas que simplemente alumbramos porque estamos llenos de la luz de Jesús. Es increíble cómo el cielo nos ayuda a entender el amor de Dios, ¿verdad?

Recuerda siempre, dondequiera que vayas, que el mérito tuyo consiste en reflejar ante los demás el amor de Jesús. Y cada vez que mires al cielo, piensa en la Luna y en el Sol como símbolos del amor de Jesús por nosotros y de nuestro amor por él.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com