Regresar

Antes de dar un consejo...

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«La humildad y la reverencia al Señor traen como premio riquezas, honores y vida» (Proverbios 22: 4).

UNA MADRE llevó a su hijo de seis años a la casa de Gandhi, ese célebre personaje de la India, y le suplicó:

-Por favor, dígale a mi hijo que deje de comer azúcar, porque es diabético y el azúcar le hace daño. A mí no me hace caso pero sé que a usted sí, porque lo admira.

Gandhi pensó por un momento y dijo:

-Lo siento, no puedo hacerlo ahora. Por favor, vuelvan dentro de quince días.

Muy sorprendida, la mamá le dio las gracias «por nada» y decidió volver en quince días. Cuando regresó, Gandhi miró al jovencito con autoridad y le dijo:

-Tienes que dejar de comer azúcar, porque te está haciendo mucho daño.

-De acuerdo, lo haré -se comprometió el muchachito.

La señora, entonces, preguntó a Gandhi, a solas:

-¿Por qué me hizo esperar quince días para decirle algo que le pudo haber dicho el primer día?

-Porque hace quince días yo comía azúcar, así que no podía pedirle a él que hiciera algo que yo no hacía. He pasado estos quince días sin comer azúcar y sé que es lo mejor para su cuerpo, por eso ahora puedo pedirle que no coma más azúcar

¡Qué humildad la de este hombre! ¡Qué sencillez! No aprovechó su autoridad y la admiración del muchacho para pedirle que hiciera algo porque sí. Primero necesitaba saber por sí mismo que lo que le iba a pedir era para bien. Nosotros a veces damos órdenes o consejos aunque nunca hemos estado en la situación en la que se encuentra el otro. Por eso, antes de hablar, tenemos que intentar entender lo que le está pasando y simpatizar con su experiencia. Solo entonces nuestras palabras podrán tener efecto. Eso es lo que hizo Jesús.

Jesús se hizo niño como tú y por eso entiende lo que te pasa y sabe lo que necesitas. En su Palabra te dice lo que debes hacer. Pero no te lo dice porque él es Dios y tiene autoridad, sino porque sabe que es lo mejor para ti.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com