Regresar

Yo quiero estar donde me quieren

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Ámense como hermanos los unos a los otros» (Romanos 12: 10).

NO SÉ SU NOMBRE. Solo sé que tenía once años y asistía siempre con sus papás a la misma iglesia. Aquella era la iglesia que más cercales quedaba de su casa. Pero un día, su papá decidió mudarse de vecindario, porque lo habían trasladado en el trabajo. La nueva casa estaba a unos seis kilómetros de distancia de la anterior, por eso la familia decidió asistir a una nueva iglesia. Así fue como se trasladaron todos a la iglesia que estaba más cerca de su nuevo hogar. Todos menos uno. El muchacho, de solo once años, decidió seguir asistiendo a la misma iglesia de siempre. Para eso tenía que buscar soluciones: ir caminando, pedir que alguien lo llevara, o encontrar quién lo acompañara en autobús. Fuera lo que fuera que tuviera que hacer, él nunca faltaba a su cita con su iglesia de siempre.

Un día, una mujer le preguntó:

-¿Por qué sigues viniendo a esta iglesia, cuando tienes una al lado de tu casa y en el camino hacia aquí pasas por lo menos frente a otras cinco? Todas esas iglesias son tan buenas como esta, quizás puedas ira otra para no tener que viajar tanto cada vez.

-¿Tan buenas como esta? -comentó el muchacho-. Tal vez sean tan buenas como esta pero no son tan buenas para mí.

-¿Ah no? —quiso saber la mujer-. ¿Y por qué no?

-Porque aquí, la gente me quiere.

«Porque aquí la gente me quiere», qué hermosa frase. Qué importante es sentirse querido tal como uno es. Cuando uno siente que lo aman, lo respetan y lo tratan bien en un lugar, seguro que querrá volver a ese lugar. Sentirse querido y aceptado es lo mejor que nos puede pasar en la vida. ¿Quieres ser cristiano de verdad? Ama a los demás. Así de sencillo lo dijo Jesús, y es un truco que nunca falla.

Tal vez cuando vas a la iglesia los sábados no te detienes a observar a la gente para ver si se sienten a gusto. Este sería un ejercicio interesante que puedes hacer hoy sábado. Intentar descubrir si hay alguien en tu clase de Escuela Sabática que tal vez se siente solo o poco valorado. Puedes hablarle, mostrarle cariño, y entonces marcarás la diferencia. Si se siente querido, no querrá irse a ninguna otra parte.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com