Regresar

¿Con quién jugaré hoy?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes; porque en eso se resumen la ley y los profetas» (Mateo 7: 12).

¿ALGUNA VEZ te ha ocurrido que tenías ganas de jugar y había un montón de niños de tu edad, pero estabas solito y nadie iba a jugar contigo? Si alguna vez te ha ocurrido esto en el patio del recreo o en otro lugar, ya sabes que se pasa mal. Por esa razón, para que nadie se sienta solo sin tener con quién jugar, en la escuela Willowgrove de Canadá han hecho algo muy creativo.

Para evitar que haya alumnos que estén solos a la hora del recreo, o que tengan esa sensación de vacío de la soledad, inventaron un juego. El juego consiste en que, cuando un alumno se siente solo, debe ir a sentarse en un banco de color verde que se encuentra en el patio de la escuela. Se llama «el banco de la amistad», y en él debe aplicarse una regla muy sencilla: todo alumno que ve a alguien sentado en el banco verde debe intentar incluir al niño del banco en su grupo o en el juego al que está jugando, o simplemente ira hacerle compañía para que no esté solo.

¿Sabes qué? ¡Realmente funciona! Cuando les han preguntado a los niños que se han sentado en el banco alguna vez, todos dicen que en menos de dos minutos alguien fue a sentarse a su lado o a invitarlo a jugar. ¡Así de sencillo! De ese modo, en la escuela Willowgrove nadie está nunca solo a menos que, por supuesto, quiera estar solo. «Si no tienes amigos y no sabes con quién jugar, pues te sientas en el banco de la amistad y alguien va a venir a tu encuentro», dicen los estudiantes que lo han probado.

¿No te parece una manera muy original de hacer amigos y superar la soledad? Si alguna vez te has sentido solo en tu escuela o en otro lugar sabrás valorar que alguien vaya a ayudarte, invitándote a jugar o a conversar. Por eso te animo a que seas creativo y busques formas en que puedes ayudar a chicos de tu escuela que se sienten solos. No seas de los que simplemente dejan que las cosas sigan siendo como siempre han sido. Ingéniatelas para que, donde tú estás, todos estén bien y contentos. Con un simple juego, con un acto de amistad, puedes mejorar tu escuela, tu iglesia o tu vecindario.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com