Regresar

Que nada te deje de piedra

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Te recomiendo que avives el fuego del don que Dios te dio [...]. Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder» (2 Timoteo 1: 6-7).

QUIERO HABLARTE de una cosa increíble de la naturaleza. Yo acabo de verla en un video que ha revolucionado las redes sociales. Es la imagen de un pez que está duro como una piedra porque ha sido congelado en un congelador como el que tienes en casa. Así aparece en la imagen, tieso como un trozo de piedra, duro y... ¿muerto? Eso parece, pero no; cuando lo ponen en agua caliente, revive y vuelve a nadar como si nada hubiera pasado. ¿No te lo crees? No me extraña, yo tampoco me lo creí cuando me lo contaron, pero lo comprobé por mí misma. El video solo dura dos minutos y se puede ver, por ejemplo, en esta página: http:// www.eluniversal.com.mx/articulosmundo/2016/01/26/video-pez-Congelado-revive-al-ser-colocado-en-agua-caliente.

Si ves el video te darás cuenta de que el pez, después de haber sido congelado, no vuelve a revivir inmediatamente una vez lo echan en agua caliente, sino que tarda un poco en recuperarse y volver a nadar. ¡Pero lo hace! Cuando uno creería que estaba muerto, resulta que no lo está, y que el calor lo vuelve a su alegría y jugueteo habituales. Pues déjame decirte que ese pececito se parece mucho a nosotros. Hay algo que a todos nos deja de piedra, rígidos como una roca, fríos como un pez congelado; ese algo es la crítica. Cuando alguien nos critica duramente o nos insulta, o dice algo de nosotros que no nos gusta y es injusto, lo sentimos como un jarro de agua fría. Nos quedamos de piedra, dolidos, y eso condiciona todo lo que hacemos, porque no queremos que nos vuelvan a criticar Nos duele tanto que, durante un tiempo, tenemos miedo de volver a hacer algo porque no queremos que nos vuelvan a hacer daño con otra crítica feroz. Pero ¿sabes qué? Cuando Jesús es tu mejor amigo, las críticas de los demás no tienen por qué paralizarte. Puedes estar convencido de que Jesús reavivará tu autoestima y tu ilusión, para que vuelvas a ser tú mismo a pesar de que otro te critique.

No permitas que nada te deje de piedra. Tú, confía en Jesús. Él es el que te da vida e ilusión, y eso nadie puede robártelo.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com