Regresar

Qué privilegio tan grande

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Mira, yo estoy llamando a la puerta, si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos» (Apocalipsis 3:20).

¿TE GUSTARÍA que alguna vez te visitara alguien muy importante y famoso, como un deportista, una cantante, un actor, un presidente o un rey? ¿Qué sentirías, por ejemplo, si tuvieras la oportunidad de ver de cerca y darle la mano a Messi o a Cristiano Ronaldo? ¿Y a Adele o a Selena Gómez? ¿Y qué me dices de Obama o del presidente de tu país? ¡Qué privilegio tan grande! ¿Verdad que sería una experiencia increíble y tratarías de estar a la altura de una ocasión tan importante? Piensa en lo que harías y en lo que le dirías. ¿Sabes? Yo tuve una oportunidad como esa, y te la voy a contar.

Hace tiempo hubo en mi país un presidente que se llamaba Álvaro Uribe Vélez. Todavía está vivo, no es que haya muerto, solo que ya no es el presidente de Colombia. Pues bien, en una ocasión nos avisaron de que el presidente iba a venir a visitar la Universidad Adventista de Colombia. Nosotros vivíamos muy cerca y decidimos asistir, para lo cual solicitamos un boleto especial pues, como te podrás imaginar, no cualquiera puede estar cerca de una persona tan importante así porque sí. Nos dieron el pase y no te imaginas cómo estaba aquel día la iglesia: abarrotada. Todo el mundo se apiñaba para poder ver de cerca al presidente del gobierno y, si podían, tocarlo, aunque solo fuera por un instante. La emoción era enorme porque sabíamos que esas ocasiones no se presentan todos los días en la vida de personas como tú y como yo.

Bueno en realidad, eso no es del todo cierto. Nosotros tenemos todos los días un privilegio más grande que ese, solo que no nos damos cuenta o no lo valoramos. Todos los días llama a nuestra puerta el Rey del universo: Jesús. Todos los días quiere pasar un ratito con nosotros, para decirnos cosas bonitas y animarnos para el resto del día. ¿Te has detenido a pensar en el privilegio que es? ¿Un rey llamando a tu puerta?

No desperdicies esa oportunidad diaria que Jesús te da. Date cuenta del valor que tiene para tu vida y procura estar a la altura de la ocasión, con reverencia y humildad. No dejes que pase de largo el Rey del universo, porque personaje más grande que él no ha existido en la historia de nuestro planeta.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com