Regresar

El abuelo decidió mal

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Esfuércense más todavía para asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió» (2 Pedro 1: 10, NVI).

UN DÍA, cuando mi abuelo fue a cepillarse los dientes, se dio cuenta de que la crema dental se había acabado, así que le preguntó a mi abuela:

-¿Dónde está la crema dental que acabamos de comprar?

-Ahí, en el armario del baño acabo de guardarla -le respondió mi abuela.

-Sí, ya la veo -confirmó él, mientras agarraba el primer tubo que encontró.

-Hilda, esta crema no hace espuma —comentó mi abuelo.

Mi abuelita fue a revisar, pero ya demasiado tarde. El abuelo se había cepillado los dientes, ¡con una crema de aguacate para el cabello! La crema de aguacate venía en forma de tubo, y mi abuelo la había agarrado creyendo que era la pasta de dientes. El pobre tenía los dientes verdes. ¿Te lo imaginas? Pobrecito mi abuelito, ¡qué despistado!

Todos, cada día, tomamos decisiones, bien sea que nos demos cuenta o no; que sean buenas o malas; importantes o banales. Algunas nos afectan mucho; otras, poco. Podríamos decir que el hecho de que mi abuelo tuviera los dientes verdes un tiempo no afectó demasiado a su vida. Pero si en lugar de agarrar ese tubo, hubiera agarrado otro que tuviera ingredientes tóxicos, las consecuencias sí hubieran sido terribles. ¿Te das cuenta de lo importante que es pensar antes de tomar decisiones?

Las decisiones más importantes que hemos de tomar en la vida tienen que ver con nuestra relación con Jesús. ¿Lo seguiremos o no? Dependiendo de lo que respondamos a esta pregunta, tomaremos todas las demás decisiones del día a día. Algunos personajes de la Biblia nos muestran la importancia de esa primera decisión. Elías dijo a los israelitas que eligieran entre Baal y Dios; si elegían a Baal, su vida sería un caos; si elegían a Dios, volvería a llover. Pilato mandó elegir al pueblo: «¿A quién quieren que suelte, a Barrabás o a Jesús?». El pueblo eligió a Barrabás. Jesús decidió venir a este mundo para salvarnos, aunque vivía de lo más bien en el cielo. ¿Qué decidirás tú hoy? ¿Seguirás a Jesús y harás las cosas conforme a su voluntad? No te equivoques: esta es la decisión más importante de tu vida. De esta decisión dependen todas las demás. Elige bien.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com