Regresar

Igual que una taza sin fondo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«La explicación de tus palabras ilumina, instruye a la gente sencilla» (Salmo 119: 130).

SE CUENTA que en un monasterio de Europa, había una vez un monje que se afligía mucho porque, a pesar de que estudiaba y se esforzaba por aprender, su mente no le acompañaba para recordar lo que leía y oía. Era malísimo para retener en su memoria lo que estudiaba. Todos los días iba junto a su maestro y le contaba el problema que tenía, hasta que un día el maestro, cansado de oírlo siempre quejándose de lo mismo, le dijo:

-Toma esta taza. No tiene fondo, como ves, pero quiero que con ella vayas al río y la utilices para llenar un balde de agua. No puedes utilizar ninguna otra cosa que no sea esta taza sin fondo.

-Pero maestro -protestó el joven aprendiz-, si la taza no tiene fondo, ¿cómo llenaré el balde?

-Muchacho, no discutas -sentenció el maestro-. Simplemente ve al río y haz lo que te dije.

El monje fue al río con el balde y con la taza sin fondo. Horas después, el maestro fue a ver cómo le estaba yendo.

-¿Qué le había dicho yo? -se apresuró a quejarse el joven-. Con una taza sin fondo es imposible llenar un balde de agua.

-Por lo visto has procurado hacerlo-contestó el maestro-. Y has hecho un buen trabajo, Mira ahora el interior de la taza. Antes estaba sucia, ¿lo recuerdas? Como ves, ahora está muy limpia. Tal vez esta taza no puede retener agua porque no tiene fondo, pero el continuo pasar del agua por la taza le ha limpiado el interior. Así sucede también contigo. Tal vez no puedes retener en tu cabeza todo lo que lees en la Biblia, pero leerla continuamente te limpiará por dentro, hará de ti una persona más pura. Lo que lees en la Biblia afectará a todo lo que haces y lo que dices. Al ponerlo en práctica, aunque no recuerdes las ideas que leíste, vivirás de acuerdo al mensaje que estudiaste.

Así de sencillo es. No tenemos que aprendernos la Biblia de memoria, sino leerla cada día para que sus palabras influyan en nuestras decisiones. Leer de Jesús, conocerlo cada vez más, nos hará personas más puras, más nobles. Mejores.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com