Regresar

Un héroe de cuatro patas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Los hombres terminan igual que los animales; el destino de ambos es el mismo, pues unos y otros mueren por igual, y el aliento de vida es el mismo para todos, así que el hombre no es superior a los animales» (Eclesiastés 3: 19, NVI).

EL 2 DEJUNIO DE 1983, a las 8:15 de la tarde, dos policías de la División de Perros de Argentina, patrullaban las calles, como de costumbre, acompañados de Chonino, su perro adiestrado. Chonino no tenía pedigrí y había sido recibido por el Departamento de Policía como una donación. Al llegar a la esquina de la Avenida General Paz con Lastra, los jóvenes policías y su perro fueron sorprendidos por dos delincuentes, que insistentemente dispararon sus armas. Los policías lograron repeler el ataque, aunque cayeron heridos y sin posibilidad de defenderse. Los delincuentes aprovecharon la oportunidad para dispararles nuevamente y, en esa balacera, también quedó herido Chonino en el omóplato izquierdo. Sangrando, Chonino se lanzó furiosamente contra los asaltantes, logrando desarmarlos. Tras hacer caer al piso las armas y los documentos que llevaban entre sus ropas aquellos dos asaltantes, el perro policía los mordió y después los obligó a huir del lugar.

Luego del agotador esfuerzo que había realizado, Chonino logró arrastrarse al lugar en donde se encontraban caídos sus compañeros de ronda. Les lamió las heridas y les dio protección hasta que llegaran los refuerzos. Uno de los agentes sobrevivió, pero el otro, lamentablemente, falleció tras cinco meses en el hospital. Chonino murió mientras cuidaba los cuerpos heridos de los dos policías, pero gracias a su trabajo, los dos delincuentes fueron identificados y detenidos. Si no hubiera sido por Chonino, que logró que cayeran las identificaciones de los bolsillos de los asaltantes, probablemente nunca se hubiera resuelto el caso. Los culpables fueron condenados a veinte años de prisión y el policía que sobrevivió, declaró: «Gracias, Chonino, me salvaste la vida. Jamás te olvidaré». Por el heroico sacrificio de Chonino se instituyó en Argentina el 2 de junio como Día del Perro.

Si los animales hacen cosas que nos sorprenden es porque fueron creados por Dios. ¿Te imaginas cómo sería este mundo si no hubiera animales? Sería triste y aburrido. Démosle gracias a Jesús por los animalitos y tratémoslos siempre bien.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com