Regresar

No seas como el yo-yo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El hombre inteligente y sabio permanece estable» (Proverbios 28: 2, RV95).

UNO DE LOS JUGUETES INFANTILES más antiguos y populares es el yo-yo. Estoy convencida de que habrás jugado con uno alguna vez, así que no tengo que esforzarme mucho por describírtelo. El objetivo del juego es subir y bajar constantemente los dos discos por medio del cordón, que se enrolla en un dedo de la mano. Es interesante que la meta del yo-yo es subir y bajar constantemente los discos, haciendo maniobras complicadas y muy vistosas. Es muy divertido para los niños, y de hecho a mí me encantaba cuando era niña, pero ahora que soy grande me doy cuenta de que no enseña una lección muy interesante.

Tener altibajos constantes de ánimo, estar unas veces de buen humor y otras veces de malhumor, no es nada interesante ni divertido. Pasar por constantes subidas y bajadas de humores algo que debemos evitar, porque no es ningún juego sino muy serio tener estabilidad en la vida. Ser estables emocionalmente, ser estables espiritualmente, ser estables en nuestras relaciones familiares y de amistad, ser estables en nuestra asistencia a la iglesia, ser estables en general es importante. En la estabilidad hay con fianza, porque la gente sabe que puede recurrir a ti. En la estabilidad hay amistad, porque nadie se asusta con tus cambios de humor.

Ahora te hago una pregunta: ¿Quieres ser como un yo-yo? ¿Quieres estar con constantes altibajos en tu personalidad? Entonces, según la Biblia, no eres una persona muy inteligente. La persona sabia, como vemos en el texto de hoy, es la que permanece estable y no se altera por lo que hacen o dicen los demás, o por las cosas que le suceden en la vida, por muy malas o muy buenas que sean. La persona sabia confía en Dios, por eso, venga lo que venga, está tranquilo.

Cuando confías en Jesús, no subes y bajas como un yo-yo simplemente porque alguien dice o hace algo que te molesta; te mantienes bajo control y dejas todo en las manos de Dios. Ponlo en práctica hoy.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com