Regresar

Favores secretos – 1ra parte

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No juzguen a otros, para que Dios no los juzgue a ustedes. Pues Dios los juzgará a ustedes de la misma manera que ustedes juzguen a otros» (Mateo 7: 1-2).

SE CUENTA que un rico francés se dispuso a cruzar el puerto de Mar sella en un bote manejado por un muchacho.

-¿Quién es el dueño de este bote? -le preguntó al muchacho.

-Yo soy el dueño, señor -respondió el jovencito-. En los días de trabajo me ocupo en mi oficio de aprendiz de joyero, y en mis días de descanso, alquilo esta pequeña embarcación para ganar dinero extra.

-¿Tan joven y tan avaro? -añadió el desconocido-. ¿Ignoras que Dios nos manda trabajar seis días y descansar el séptimo?

-Señor, mi padre está retenido en África, por eso mi madre, mis hermanos y yo, trabajamos sin descanso para ahorrar el dinero que nos piden para liberarlo y traerlo a casa. Hace un tiempo me ofrecí para ir a ocupar el lugar de mi padre de modo que él pudiera regresar, pero mi madre se opuso.

-¿Cómo se llama tu padre? -quiso saber el hombre.

El joven respondió a su curiosidad y ambos llegaron a tierra, se despidieron y cada uno siguió su camino. La historia no termina aquí, pero quiero detenerme para hablarte de algo importante. ¿Cuántas veces juzgas a la gente, sacas conclusiones sobre los demás sin saber si son correctas o no? Así como este hombre, que llegó a la conclusión de que el muchacho era avaro simplemente porque trabajaba extra para hacer dinero. Tuvo que escuchar su historia para darse cuenta de que no era avaricia lo que motivaba su sacrificio, sino el amor por su papá.

Jesús nos advirtió contra esa mala costumbre de juzgar a los demás sin saber realmente qué hay detrás de lo que hacen y lo que dicen. Así que cuando te sientas tentado hoy a pensar mal de alguien por la manera en que viste, por cómo actúa, o por las cosas que dice, recuerda que a Jesús no le gusta eso. Si tienes dudas de las verdaderas motivaciones de otro, ve y pregúntale por qué actúa como actúa. Quizás descubras que tiene problemas, y quizás incluso puedas echarle una mano.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com