Regresar

Favores secretos – 2ª parte

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Hay quien pretende ser rico, y no tiene nada; hay quien parece ser pobre, y todo lo tiene» (Proverbios 13: 7, NVI).

MESES MÁS TARDE de que el desconocido y el joven tuvieran aquella conversación en el bote, el papá del joven regresó a casa, creyendo que había sido su familia la que había entregado el dinero de su rescate. El muchacho se preguntaba quién habría sido tan generoso de dar tanto dinero, y entonces se acordó del señor a quien le había contado su historia. «¿Habrá sido él?», se preguntó. Y salió a buscarlo.

Por fin el muchacho encontró a su benefactor, se arrojó a sus pies y le dijo:

-Por favor, venga a conocer a mi familia; estarán felices y agradecidos de ver el rostro de quien nos ha ayudado tanto en nuestro momento de necesidad.

Pero el hombre, para sorpresa del muchacho, dijo:

-No sé quién es usted, creo que me confunde con otra persona.

El joven sabía que no lo confundía, pero comprendió que el desconocido no quería llevarse el mérito que su obra merecía, sino que prefería quedar en el anonimato. Así que le dio las gracias una vez más y se fue. Nunca volvió a verlo.

Cuando aquel hombre murió, sus herederos encontraron entre sus cosas un recibo por siete mil quinientos francos que habían sido enviados a África, pero no decía el motivo del envío. Los herederos siguieron el rastro a aquella transacción y descubrieron el secreto que tan discretamente el rico francés se había llevado a la tumba.

¿Te has dado cuenta de que hay personas a las que les gusta mostrar lo que tienen? Quieren que la gente crea que son ricas. A lo mejor son ricas, pero a lo mejor no, solo que quieren dar la imagen de que tienen éxito en la vida. Sin embargo, hay ricos, verdaderamente ricos, que no hacen alarde de lo que tienen, sino que son humildes y discretos. Esas son dos cualidades que a Jesús le encantan.

Ahora te hago una pregunta: cuando tú das una ofrenda o ayudas a alguien, ¿lo haces de manera discreta o lo gritas a los cuatro vientos para que todo el mundo se entere? La discreción es una gran virtud, propia de los seguidores de Jesús.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com