Regresar

Les regalos de Dios

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«A los que tienen riquezas de esta vida, mándales que no sean orgullosos ni pongan su esperanza en sus riquezas, porque las riquezas no son seguras. [...] Pongan su esperanza en Dios» (1 Timoteo 6: 17).

RECIENTEMENTE ESCUCHÉ un relato que quiero compartir contigo. Era de un joven que estaba a punto de graduarse y le había pedido a su papá como regalo de graduación un hermoso auto. El papá podía comprárselo porque era un hombre rico, así que el joven estaba convencido de que iba a recibir ese regalo el día que terminara la universidad.

El gran día llegó, y el papá le dijo al muchacho: «Hijo, estoy muy orgulloso de ti y te amo más que a nadie en el mundo. Hoy quiero hacerte este regalo, que es lo más especial y más valioso que puedo darte. Espero que sepas usarlo». Acto seguido, le entregó una Biblia. «¿Una Biblia?», pensó el muchacho. «¿Y para qué quiero yo una Biblia?», siguió pensando. Sin poderse controlar, le gritó a su padre con enojo: «¿Con todo el dinero que tienes y no has sido capaz de regalarme lo que yo quería? Nunca más volveré a poner un pie en tu casa». Y se alejó de la vida del papá.

Pasaron los años y aquel joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Pero un día recibió la noticia de que su papá había muerto y él había heredado todas sus posesiones. Tenía que volver a casa para arreglar el papeleo de la herencia. Cuando llegó, vio entre los papeles del papá aquella Biblia que le había regalado por su graduación. Cuando la agarró, cayó de ella una llave de un auto, junto con una nota escrita a mano: «Hijo, tu auto te espera. Ve a buscarlo».

A veces, Dios nos hace regalos que no sabemos apreciar. Por ejemplo, el hecho de que te hayas levantado hoy vivo y con salud, es un regalo de Jesús. La comida que mamá pone en la mesa, la casa en la que vives, el auto que te lleva a todas partes, tus hermanos, abuelos y primos..., todos son regalos de Dios para ti. Mi pregunta es: ¿Los valoras lo suficiente o ni te das cuenta de ellos porque quieres otras cosas que a ti te parecen mejores? Jesús no siempre nos da lo que queremos, sino lo que necesitamos para ser felices.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com