Regresar

Al menos, inténtalo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes» (Josué 1: 9, RV95).

UNA HERMOSA MAÑANA de primavera, un joven contemplaba desde un puente a unos pescadores que regresaban del río con sus cestas llenas.

-¿Cuántos peces lleva usted en la cesta? -le preguntó con admiración a uno de los pescadores.

-He contado cuarenta y ocho -le contestó el pescador.

-Ojalá pudiera yo pescar tantos peces -comentó el muchacho, desanimado-. Sería feliz, porque podría venderlos y comprar comida.

Uno de los pescadores, que aún permanecía pescando, oyó las palabras del joven. Queriendo motivarlo, lo llamó y le dijo:

-Yo te daré cincuenta peces si me haces un favor.

-Sí, cómo no -respondió el joven-. ¿Cuál es el favor?

-Que sostengas mi caña de pescar aquí donde está, mientras yo voy a hacer un mandado. En seguida vuelvo.

El joven aceptó, y se sentó en el lugar donde había estado sentado el anciano. Sujetó la caña de pescar y se quedó quieto. Pero, al rato, comenzó a impacientarse. Empezó a pensar que el pescador se estaba demorando demasiado, pero como se había comprometido a sostener la caña, no se movió de supuesto. De pronto, un pez comenzó a tirar del anzuelo, ¡Qué alegría! El joven se puso feliz, enrolló el carrete, agarró el sedal y descolgó el pececito. ¡A la cesta! Luego comenzaron a morder el anzuelo muchos peces más. Él solo tenía que sacarlos del agua y echarlos a la cesta. Cuando se vino a dar cuenta, tenía más de cincuenta. ¿Quién le hubiera dicho a él que podía pescar? Nunca se lo había imaginado porque nunca lo había intentado. Cuando el pescador regresó, le dijo que podía quedarse con todos los peces que había pescado.

Dime, ¿te esfuerzas lo suficiente cuando haces las cosas? ¿O te desanimas porque no te salen tan bien como a tus compañeros? A lo mejor no te has dado cuenta aún de que, para que te salgan bien, tienes que dedicarles tiempo y esfuerzo. Puedes lograr grandes cosas, con la ayuda de Jesús, si te esfuerzas y eres valiente.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com