Regresar

Le llamábamos Paki

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El Señor me tomó fuertemente con su mano y me advirtió que no siguiera el camino de esta gente» (Isaías 8: 11).

HAY HISTORIAS REALES que no tienen un final feliz, como la de Paki. Déjame contarte cómo llegó Paki a nuestra vida.

Una noche, mi esposo, mis dos hijas y yo salimos a pasear. Habíamos avanzado una cuadra cuando encontramos un polluelo en el piso. Nos dio tanta lástima que nos lo llevamos a la casa para intentar salvarlo. Le abríamos el piquito para alimentarlo y lo colocamos en una jaulita junto con nuestros canarios Yayi y Pikin Nutela. A este nuevo miembro de la familia decidimos llamarlo Paki. Pero Paki, aunque era pequeño, siempre estaba picando a los canarios. Les arrancaba las plumas y, siempre que abríamos la jaula para poner comida y agua, él intentaba escaparse. No te imaginas el estrés que teníamos por culpa del pequeño Paki.

Paki quería irse ya mismo de nuestro cuidado, volar libre por el mundo, pero nosotros nos dábamos cuenta de que aún era demasiado pronto para él, que si lo dejábamos libre, no sobreviviría. En ocasiones lo sacamos de la jaula dentro de la casa para que aprendiera a volar y sintiera cierta libertad. Un día, ocurrió lo que nos temíamos: Paki dejó muy mal herido a uno de los canarios. Así que decidimos dejarlo libre, para proteger a Yayi y a Pikin Nutela. Suspiré, abrí la jaula y lo saqué a la calle. No había pasado ni un minuto cuando Paki voló hacia la casa de enfrente. Pero no aterrizó, sino que chocó muy fuertemente contra una pared y murió. ¡¡¡Qué triste!!! Lo que le pasó a Paki, me llevó a pensar en Sansón.

Al igual que Paki, Sansón decidió que quería «volar libre» antes de tiempo. Primero en la vida, ignorando el consejo de sus padres para hacer lo que quería; y después en el amor, casándose con quien le gustaba sin considerar si le convenía o no. Y se estrelló en todo. Fue de fracaso en fracaso hasta que, finalmente, todo un edificio se estrelló sobre él. Quiso vivir a su manera, sin considerar que la manera de Jesús es mucho mejor. Tomó malas decisiones y perdió la vida. Por eso, aunque te parezca que tus padres te limitan, lo único que hacen es cuidarte para que te vaya bien, porque desean que seas feliz.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com