Regresar

Tu verdadero valor

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Ellos no te pueden pagar, pero tú tendrás tu recompensa el día en que los justos resuciten» (Lucas 14: 14).

UN JOVEN fue a visitar a su anciano profesor y, entre lágrimas, le confesó:

-He venido a verle porque me siento muy poca cosa. Todo el mundo dice que no sirvo para nada. ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El profesor le respondió:

-Primero debo resolver un problema. Si me ayudas, luego yo te ayudaré a ti.

El joven asintió. El anciano se sacó un anillo que llevaba puesto y se lo entregó.

-Estoy en deuda con una persona y no tengo suficiente dinero para pagarle -le explicó-. Ve al mercado y véndeme este anillo. Eso sí, no lo vendas por menos de una moneda de oro.

En el mercado, el joven empezó a ofrecer el anillo pero, al pedir una moneda de oro por él, todos se reían. Derrotado, regresó a ver al anciano:

-Lo siento, pero es imposible conseguir el dinero que ha pedido -le dijo-. Hay que bajarle el precio porque no vale tanto.

El profesor le contestó:

-Antes de ponerle un nuevo precio, necesitamos saber el valor real del anillo. Ve al joyero y pregúntale cuánto cuesta.

El joyero dijo que aquella era «una pieza única» y que se lo compraba por ¡¡¡cincuenta monedas de oro!!!

-Tú eres como este anillo -dijo el profesor a su joven alumno-, una joya muy valiosa. Pero solo un experto puede darse cuenta de tu verdadero valor. Los demás dicen que no sirves para nada porque no saben valorar tu potencial.

Jesús sabe cuánto valemos. A lo largo de su ministerio, Jesús se relacionó con personas que, a los ojos de muchos, no valían nada: Zaqueo, que robaba a los pobres; María Magdalena, la adúltera; la mujer samaritana, que había tenido muchos esposos; aunque tenían defectos, tuvieron un encuentro personal con Jesús, y él les hizo entender su verdadero valor. Busca a Jesús y él te hará sentir valioso, digan lo que digan los demás.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com