Regresar

Caca de cuy

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos. También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse» (1 Corintios 1: 27-29, NVI).

PENSANDO EN EL FUTURO de las nuevas generaciones como la tuya, los agricultores están siempre buscando alternativas de abono para los campos que no dañen el planeta y sean beneficiosos para el cultivo. Una de las alternativas que han encontrado son las heces de cuy. ¿Sabes qué es un cuy? Es un roedor que vive en América del Sur y algunos países de Centroamérica.

Dos ingenieros agrónomos peruanos, que además son marido y mujer, se dieron a la tarea de experimentar con el estiércol del cuy y lograron que produjera gas y abono orgánico. ¿Cómo lo hacen? Depositan debajo de la tierra los desechos del cuy en un recipiente donde se mezcla con agua; estas dos sustancias se fermentan y de ellas se genera gas metano y abono líquido para las plantas. El gas les sirve a ellos como combustible para producir energía eléctrica que abastece toda su finca; y el abono les permite tener abundantes cosechas sin el uso de pesticidas y sustancias que dañan el medio ambiente. Para producir el abono, mezclan la caca de cuy con hojas secas y restos de la cosecha; los colocan en montoncitos como de un metro de altura y después los van echando a los árboles frutales y a las hortalizas para que crezcan fuertes y sanos. Es increíble cómo algunas personas se dedican a pensar para el beneficio de todos. ¿Quién iba a decir que de algo tan asqueroso como la caca de cuy se podrían derivar tan grandes beneficios para los campos?

En la vida cristiana sucede algo parecido; Jesús puede convertir el carácter «sucio» de una persona en bueno y útil para la sociedad. De hecho, sucede todos los días. Hay gente que ha tenido un pasado negativo, que ha hecho cosas malas en su vida, pero cuando conocen a Jesús son transformados. Eso es lo que hace Jesús con nosotros: nos invita a seguirle y nos cambia, para que podamos brillar como pequeñitas luces en un mundo de oscuridad.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com