Regresar

¿Malo o bueno? Nunca se sabe

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día conoceré a Dios como él me ha conocido siempre a mí» (1 Corintios 13: 12).

¿SABES QUÉ ES UNA PRUEBA? Es una experiencia que nos pero mite aprender algo. Por eso, en la escuela, nos hacen pruebas, para ver si hemos aprendido. ¿Sabías que Dios también nos pone pruebas? Y también es para que aprendamos algo que él considera importante que sepamos.

Había una vez un matrimonio que vivía en la pobreza. Habían perdido su casa y no tenían dónde estar. Mientras caminaban por una carretera solitaria, vieron un gatito que maullaba tímidamente, y quisieron ayudarlo. Tomaron al gato con ellos y le dieron el poco de carne que tenían para comer. Se sacrificaron para que el gatito se pusiera bien. El gato, ya bien alimentado, caminó delante de ellos y los guio hasta una vieja cabaña abandonada. Había en ella dos taburetes y una chimenea. La pareja se quedó allí y, cuando miraron alrededor, el gato había desaparecido.

-Si tuviéramos con qué hacer fuego... -dijo ella-. Hace mucho frío.

¿Qué podría haber más agradable que estar sentados, juntos y calentitos? De pronto, aparecieron como dos llamitas en la chimenea. ¡Qué rico! Así, viendo las dos llamitas, se quedaron dormidos. Cuando llegó la mañana, vieron en el fondo de la chimenea al gatito, que los miraba con sus grandes ojos. El reflejo de aquellos ojos había sido lo que los había mantenido contentos toda la noche. Aquella pareja pasó la dura prueba de no tener un techo ni un bocado que llevarse a la boca; pero superaron la prueba. ¿No crees que Dios utilizó a ese gatito para ayudarlos?

A veces dudamos del cuidado que Jesús tiene con nosotros, pero es él quien nos ayuda en los momentos difíciles. Jesús está siempre a nuestro lado. Jesús nos acompaña en las pruebas, aunque no podamos verlo; y nos da oportunidades en la vida, aunque a veces no nos demos cuenta. Lo que hace falta es que, durante las pruebas, aprendamos a verlo positivo que traen. Que no nos desesperemos, ni pongamos mala cara. Que no nos pasemos el rato quejándonos, sino que tengamos esperanza. Si estás pasando alguna prueba, ten presente que, el resultado, puede ser para tu bien. Aunque ahora sea malo, luego puede ser bueno.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com