Regresar

La importancia de tomar buenas decisiones

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El camino del Señor es refugio de los justos» (Proverbios 10: 29, NV).

RECIENTEMENTE, conocía una mujer de Pakistán llamada Zulman, y nos hicimos amigas. Un día, me contó algo que le sucedió cuando tenía doce años y su hermano, quince. Se encontraban los dos con sus padres en Mérida, Venezuela, visitando el teleférico en una fría mañana. Cuando el teleférico se detuvo en la cuarta estación, decidieron bajarse para tomar alguna bebida caliente, pues ni el abrigo ni los guantes lograban hacerlos entrar en calor. De camino a la cafetería, vieron unos caballos que les llamaron la atención, y preguntaron al dueño para qué eran. Eran para ir de excursión a un pueblecito hermoso que no estaba a tanta distancia. Como ellos cuatro andaban de turismo, decidieron pagar la excursión, que incluía guías, y cada uno se subió a un caballo.

Después de ¡seis largas horas!, llegaron a un lugar oscuro; no se veía nada. Los recibió una señora con una vela encendida. Felices de haber llegado a alguna parte, y muertos de hambre, esperaron una deliciosa sopa caliente, pero la señora les dijo: «No tenemos sopa. De hecho, no tenemos nada de nada, ¿cómo es que no trajeron ustedes para comer?». La experiencia comenzaba aparecerse demasiado a una pesadilla. Y tardaron mucho en despertar.

Como ya era de noche y no podían regresar a caballo, se quedaron a dormir en aquel lugar donde no había de nada, ni desayuno, ni tiendas, ni nada. A la mañana siguiente, cuando preguntaron a qué hora podían regresar, recibieron una respuesta inesperada: «Hasta dentro de cuatro días no se puede. Los hombres a quienes les rentaron el caballo solo pasan por aquí cada cuatro días». ¿Te lo imaginas? Fueron días interminables, en los que apenas pudieron comer arepitas de trigo.

¡Qué cuidado debemos tener con las decisiones que tomamos! Es de tontos emprender un camino que no sabemos adónde nos lleva. Y en nuestra relación con Jesús sucede igual. El único camino seguro que podemos seguir es el que nos llevará al cielo: la obediencia a Jesús y la amistad con él. Pide a Jesús que te ayude cada día a tomar buenas decisiones.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com