Regresar

Siempre preparados

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada» (Lucas 12: 37, NVI).

CASANDRA SE DESPEREZÓ recordando la tarde anterior. Tomás era tan aburrido... De hecho, todos los jóvenes que conocía le parecían aburridos. «¿Cuándo aparecerá el hombre de mis sueños?», suspiraba. Precisamente entonces alguien llamó a su puerta. Miró su reloj, eran las doce, «¿Quién será, tan temprano?», pensó. Abrió la puerta y allí, delante de ella, estaba el hombre de sus sueños.

—Buenos días -la saludó un criado-. Mi patrón está buscando a la mujer perfecta para casarse. ¿Podríamos pasar y hablar con usted?

Casandra aceptó y pidió permiso para vestirse. Miró su armario. No, un vestido de fiesta no sería apropiado. ¿Qué se pondría? No había dejado nada listo la noche anterior. Toda su ropa estaba arrugada, sucia o rota. No tenía un vestido perfecto para recibir al hombre perfecto. Encontró uno levemente arrugado y con una mancha; pero ella la taparía con las manos. Regresó a la sala con una sonrisa. Y se puso a hablar de cosas triviales. Pero él estaba interesado en temas profundos. «Me amará porque soy hermosa», pensaba ella.

-Mi patrón busca una mujer que sea ordenada -dijo el criado.

Casandra miró el polvo de sus muebles.

-También que sepa de jardinería, para dar indicaciones a los jardineros del palacio -añadió el criado.

Casandra se ruborizó al pensar en las malezas de su jardín y en las flores que se morían por falta de agua. Entonces pensó ofrecerles algo de beber, pero no tenía vasos limpios. El hombre de sus sueños dijo:

-Debemos irnos, gracias por todo.

Y se fue. Casandra se echó a llorar.

-No llores -dijo él mujeres hermosas. Eres hermosa y muchos hombres buscan

-Pero son aburridos -protestó ella.

-Si te hubieras preparado para el hombre ideal en lugar de soñar despierta, quizás yo me habría fijado en ti.

¿Cómo crees que te encontrará Jesús cuando vuelva? ¿Estás preparándote para recibirlo? Deja las cosas superficiales y busca lo que real mente importa: la salvación.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com