Regresar

Integridad ante todo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«¿Te has fijado en mi siervo Job? No hay nadie en la tierra como él, que me sirva tan fielmente y viva una vida tan recta y sin tacha» (Job 1: 8).

CUENTA UNA HISTORIA QUE, un rey, reunió a todos los hombres solteros de su reino para buscar esposo para su hija, la princesa, y les dijo:

-Les voy a dar una semilla a cada uno. Dentro de seis meses deberán traerme la planta que haya crecido de esa semilla. El que traiga la planta más bella recibirá la mano de mi hija y será el futuro rey.

Así se hizo. Pasaron los días y las semanas, pero una de las plantas no crecía. En la maceta solo se veía tierra. Sin embargo, los demás jóvenes del reino alardeaban de sus hermosas plantas y las mostraban a todo el mundo. Tenían flores de bellos colores y hermosas y sanas hojas verdes.

Finalmente pasaron los seis meses. Había llegado la hora de presentarse nuevamente delante del rey Pero el joven cuya semilla no había producido nada estaba muy triste. No quería ir al palacio porque iba a pasar tremenda vergüenza. Pero su mamá habló con él y lo convenció de que fuera, pues debía ser responsable y cumplidor. Así que fue, aunque con la cabeza gacha, muy apenado, y con una maceta sin planta. Los demás candidatos, al verlo, se burlaron de él:

-¿Qué haces aquí? Mejor te hubiera sido haberte quedado en tu casa.

Y en eso estaban cuando apareció el rey. Con gesto serio, el rey comenzó a caminar por entre los candidatos, mirando sus plantas. Tras haberlas mirado todas, hizo llamara su hija y al joven de la maceta sin planta. Todos estaban boquiabiertos.

-Aquí está el futuro rey -anunció el monarca-. A todos ustedes se les dio una semilla infértil, que no produce nada, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas. Pero este joven tuvo el valor de presentarse con su maceta vacía. Es el único íntegro, leal y valiente, cualidades que todo rey debe tener.

Nuestro Rey de reyes, Jesús, se pone muy contento cuando somos íntegros como este joven, o como Job. Por eso, no hagamos trampas, no mintamos ni copiemos en los exámenes. Dios nos recompensará a su debido tiempo.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com