Regresar

Como planta trepadora, apóyate en Jesús

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Ustedes que honran al Señor y escuchan la voz de su siervo; si caminan en la oscuridad, sin un rayo de luz, pongan su confianza en el Señor; apóyense en su Dios» (Isaías 50: 10).

¿HAS VISTO ALGUNA VEZ una planta trepadora? Estoy segura de que sí las has visto, aunque quizás no sepas que se llaman así. Estas plantas son muy comunes. Lo que las caracteriza es que se suben, es decir, trepan, por encima de otras plantas, o de un muro o una roca, para poder crecer. Por eso se las llama «trepadoras».

La razón por la que trepan sobre algún soporte es para recibir más luz del sol. No hay nada ni nadie que las pueda parar. Es tan importante para ellas estar lo más cerca posible de la luz solar, que crecen y crecen, trepando por sobre lo que esté en su camino, sin mirar atrás. Si una de esas plantas comenzara a crecer sobre las paredes de tu casa, tendrías que estar siempre podándola si no quieres que suba hasta el tejado; porque ella, puedes estar seguro, continuará su ascenso hasta la luz sea como sea. Nada la detiene. ¿Por qué? Porque de esa luz depende su vida.

La hiedra, por ejemplo, es una planta trepadora. Ahora déjame decirte algo característico de estas plantas: crecen muy rápidamente, en comparación con otras plantas; precisamente por esa razón: porque están en constante búsqueda de la luz solar, trepando y trepando hacia lo más alto sin descanso. Y gracias a esa cercanía del sol que van alcanzando, van logrando también su crecimiento.

La vida de nosotros debería parecerse a una planta trepadora. Si nuestra principal preocupación cada mañana es «trepar» hacia el Sol de vida, que es Jesús, recibiremos esa luz, ese calor y esa energía que nos harán crecer rápido y bien espiritualmente. Para ello solo necesitamos algo de lo que aferrarnos, y sobre lo cual trepar. Ese algo, Jesús lo pone a nuestro alcance: la Biblia, la oración, el Espíritu Santo. Con esos tres soportes, y tu esfuerzo de caminar cada día más cerca de la luz de Jesús, llegarás a lo más alto. Te lo aseguro.

¿Empezamos hoy a ser «plantas trepadoras» hacia Jesús?


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com