Regresar

Di no a la contaminación

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Los que han conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y han escapado así de las impurezas del mundo, si se dejan enredar otra vez en esas cosas y son dominados por ellas, quedan peor que antes» (2 Pedro 2: 20).

«EL CLIMA SE HA VUELTO LOCO», dice todo el mundo. Y tienen razón. Recuerdo que mi abuelita hablaba de los lindos días de verano que hacía en los meses de diciembre, enero y febrero en nuestro país, Colombia. Ahora eso ha cambiado. No hay estabilidad en el clima y uno no sabe qué esperar Llueve cuando le provoca y hace un calor de verano cuando estamos en pleno invierno. Esto sucede en todos los países del mundo. ¿Sabes por qué? Por el «efecto invernadero».

¿Has visto alguna vez un invernadero para plantas u hortalizas? Pues así tal cual funciona nuestra Tierra. Verás, nuestro planeta está cubierto por una capa de gases llamada atmósfera. La atmósfera permite que en tren rayos del Sol a la Tierra para calentarla, y la Tierra, al calentarse, necesita expulsar calor, pero la atmósfera no se lo permite porque está contaminada. Las fábricas, los automóviles y otros contaminantes, lanzan gases dañinos que la contaminan, y por eso la atmósfera no permite que el planeta suelte el calor que acumula. Como resultado, la Tierra se recalienta como un invernadero.

Si entras en un auto cuando hace un día muy soleado, te darás cuenta de que, adentro, está muy caliente; esto es porque los vidrios dejan pasar la radiación del sol, por eso dentro se calienta. Pero esos vidrios, al estar bajados, permiten que salga el calor generado dentro del auto. Así tal cual funciona el efecto invernadero. ¿Qué podemos hacer nosotros por ayudar a esta situación? Contaminar lo menos posible el ambiente.

Así como la contaminación ambiental es preocupante, hay una contaminación aún más preocupante: la contaminación moral. No te dejes contaminar por quienes no valoran la vida cristiana. Hay gente que es contaminante y, si se lo permites, te alejará de tu relación con Jesús. ¡¡¡No se lo permitas!!! Recuerda siempre el versículo de hoy: una vez que has escogido a Jesús y has escapado de la contaminación del mundo, no te dejes de nuevo atrapar por ella.

Haz todo lo que esté en tu mano para mantenerte puro y sin contaminación.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com