Regresar

El gran «pesticida»

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad» (Juan 16: 13).

¿SABES QUÉ SON LOS PESTICIDAS? Son químicos que se emplean para que las plagas no destruyan los cultivos, de manera que cuando vayamos al supermercado, podamos encontrar deliciosas frutas y verduras que no estén mordidas por gusanos. Los pesticidas son los responsables de que los cultivos estén libres de insectos y hongos; por eso son tan benéficos. Pero lamentablemente, tienen algo malo: dañan el medio ambiente. Además, eliminan junto con el parásito a otros insectos útiles que son enemigos naturales del parásito. Eso quiere decir que el parásito reaparece porque no tiene enemigos naturales que lo impidan. Luego se reproduce rápidamente y, ¡hay que volver a fumigar de nuevo!

Muchos agricultores que se preocupan por la naturaleza, no utilizan productos químicos que dañen el ambiente. Para proteger sus cultivos recurren a métodos menos invasivos, más respetuosos de la naturaleza. Quizás son menos efectivos, porque son naturales y no químicos, pero no causan daño.

¿Te imaginas que existiera un producto que, rociándolo sobre el cuerpo, eliminara las malas palabras, los malos pensamientos y las malas acciones? Creo que ese producto se vendería muy bien. Quien lo inventara, se haría rico. Imagínate las largas filas que se crearían en los supermercados para comprarlo. El único requisito sería tener dinero, porque sin duda sería muy costoso. ¿Tú lo comprarías? Yo, seguro que sí, ¡¡¡ya mismo!!!

Y ahora hablando en serio, ¿existirá realmente «algo» que elimine de nosotros los parásitos de las malas palabras, las malas acciones y los malos pensamientos? Lo más sorprendente es que sí existe, y, ¡es totalmente gratis! Es el Espíritu Santo, que es lo que Dios nos ha enviado para que la cosecha de nuestro corazón sea buena y produzcamos buenos frutos. No hay que ir a comprarlo, está al alcance de todo el mundo.

El Espíritu Santo actúa de adentro hacia afuera, no hay que «rociarlo». Solo tenemos que asegurarnos de abrirle la puerta de nuestro corazón, y él se encargará del resto. Él hará que tu vida sea transformada. Las malas palabras, los malos pensamientos y las malas acciones serán eliminados completamente de ti por este agente tan poderoso.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com