Regresar

El tiempo vuela

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestra mente alcance sabiduría» (Salmo 90: 12).

¿QUÉ PASARÍA sino tuvieras reloj? ¿Te sentirías un poco perdido? Lo cierto es que el reloj se ha convertido en una necesidad para todos. Vivimos un poco esclavos del tiempo, y hemos de estar buscando siempre la mejor manera de aprovecharlo, porque el tiempo que ya pasó no se puede recuperar.

Por increíble que te parezca, no siempre han existido los relojes. Tal como los conocemos hoy, así de llevar en la muñeca, son un invento moderno. Los primeros relojes de pulsera se fabricaron a finales del siglo XIX.

Los antiguos no tenían instrumentos tan precisos como tenemos hoy para medir el tiempo en horas, minutos y segundos, y llevarlos cada uno consigo durante el día. Los primeros relojes que se conocen, que son los de sol, fueron inventados por los antiguos egipcios. No fue hasta el siglo X que se crearon relojes con mecanismos de ruedas y pesas, pero eran muy grandes, nadie podía llevarlos encima. El primero que imaginó construir un reloj de bolsillo se llamaba Peter Henlein y era alemán; eso fue en el siglo XVI. El reloj de bolsillo tuvo muchísimo éxito y se usó durante mucho tiempo, hasta que los pilotos de aviación tuvieron la genial idea de ponerle una correa para atarlo a la pierna o al brazo por encima del traje, así podían mirar la hora rápidamente cuando lo desearan sin tener que llevarse la mano al bolsillo.

Hoy existen miles de modelos de relojes de pulsera. Los hay de precios bastante económicos, pero también caros. Pero por mucho que intentemos medir el tiempo con instrumentos, no podemos lograr que se detenga o que pase más lento, o que dé marcha atrás. El tiempo, sencillamente, vuela. Y por eso mismo, porque vuela y no se puede recuperar, el sabio Salomón hizo esta oración a Dios: «Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestra mente alcance sabiduría» (Salmo 90: 12). En otras palabras: «Señor, ayúdanos a hacer el mejor uso posible de nuestro tiempo, para que cuando seamos grandes, seamos personas sabias porque no hemos perdido el tiempo en tonterías». Ese es mi deseo hoy para ti.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com