Regresar

Como una cremallera

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Júntate con sabios y obtendrás sabiduría; júntate con necios y te echarás a perder» (Proverbios 13: 20).

¿TE IMAGINAS qué sería de nuestra ropa si no existieran las cremalleras? Hay que ver lo útiles que son. Esas dos hileras con dientecitos que encajan a la perfección cuando se cierran son increíblemente útiles. Y su funcionamiento es de lo más sencillo; simplemente cada diente tiene que encajar con el hueco reservado para él en la hilera de enfrente. Eso sí, cuando vayas a subirte la cremallera del pantalón, procura no pellizcarte. ¡Auch! Cómo duele...

Como acabamos de ver, para que una cremallera funcione correctamente, los dientes de ambos lados deben encajar bien, al paso de la hebilla que va subiendo y juntándolos. Pues bien, esto es muy parecido a lo que sucede con la amistad. Si hacemos amistad con personas que no tienen los mismos valores que nosotros, que no creen en lo mismo que creemos nosotros, que piensan diferente, que no tienen principios cristianos y les gusta hacer cosas que la Biblia no aprueba, entonces ¿cómo podemos esperar que Jesús pase por nuestro lado y haga que nuestros estilos de vida y personalidades encajen? ¡Es imposible! Esa cremallera no se puede cerrar.

Jesús es la hebilla que nos permite establecer amistades y relaciones sanas, cristianas, buenas y positivas. De hecho, un verdadero amigo es un regalo del cielo. Pero a veces nos empeñamos en andar con personas que no ejercen una buena influencia sobre nosotros, que no encajan con un estilo de vida cristiano, y que seguramente afectarán a nuestro carácter para mal. Esa amistad, sencillamente, no puede funcionar. Es como una cremallera que no encaja, por mucho que uno se empeñe en hacerla encajar.

Hoy en día la palabra «amigo» está bastante devaluada. Uno hace clic en un botón en Facebook y ya se cree amigo de quinientas personas. Pero eso no es para nada ser amigo. La Biblia nos dice en qué consiste ser un verdadero amigo: «Un amigo es siempre afectuoso, y en tiempos de angustia es como un hermano» (Proverbios 17: 17). Una amistad que tiene a Jesús como centro, esa sí es una cremallera bien engrasada.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com