Regresar

Balto

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Ya que fuiste fiel en lo poco, te pondré a cargo de mucho más» (Mateo 25: 23).

EL HÉROE DE LOS NIÑOS de Nome se llama Balto. Balto fue un husky siberiano cuya vida empezó digamos que no muy bien. Su primera labor fue transportar comida, pero como lo consideraban un perro muy lento, lo retiraron de ese trabajo y le colgaron la etiqueta de «Poco talentoso». Eso fue porque la gente muchas veces no sabe distinguir el verdadero talento. Pero Balto demostró que se habían equivocado con él.

En 1925, una epidemia de difteria azotó Nome, especialmente a los niños menores de cinco años. Era evidente que la mayoría iban a morir, así que las autoridades comenzaron a buscar soluciones para obtenerlos medicamentos que lograran salvar aquellas vidas. El problema era que los medicamentos que necesitaban estaban en Anchorage, y esa ciudad dista más de 1500 kilómetros de Nome. Por mar no se podía transportar la mercancía, puesto que el agua estaba congelada y no transitaban embarcaciones. Por avión también era imposible, debido a que en Alaska hay muchas tormentas. La única Solución era por tierra, con trineos arrastrados por perros. Así que reclutaron a cien perros especiales, que recorrieron más de 1000 kilómetros en el duro invierno para ayudar a cientos de niños. ¿Sabes qué perro dirigió la expedición? Balto. A pesar de que la gente no lo consideraba capaz de ser un buen guía, él cumplió su misión de liderar una tarea tan especial como peligrosa. Entonces recibió el reconocimiento que antes se le había negado.

A lo mejor eres el último muchacho que tus compañeros eligen para formar equipo de fútbol; a lo mejor eres de esas niñas de la clase con quien nadie quiere trabajar en grupo; a lo mejor observas a la distancia cómo tus amigos cantan en el coro de la iglesia, o tocan algún instrumento, mientras que tú no tienes talento musical; a lo mejor nadie ha sabido descubrir en ti el gran potencial que tienes. Pero eso no debe desanimarte. Jesús nos ha dado talentos a todos. Quizás los tuyos están aún escondidos por causa de la timidez, pero eso no quiere decir que no los tengas. Intenta descubrirlos y ten confianza en que Jesús te enseñará cómo emplearlos.

Jesús cuenta contigo. Jesús cree en tus posibilidades.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com