Regresar

¿Memoria de elefante?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«La memoria de los justos es una bendición» (Proverbios 10: 7, NVI).

¿HAS OÍDO ALGUNA VEZ la expresión «memoria de elefante»? Los elefantes son famosos por su buena memoria, reconocida por los científicos. Parece que la zona del cerebro relacionada con la memoria, es tan grande y tan activa en los elefantes, que lo recuerdan todo muy bien, desde que eran apenas bebés. Precisamente su buena memoria es la razón por la que no se escapan de algo tan pequeño como una cadena atada a una estaca.

¿Has visto alguna vez, por ejemplo en el circo, un elefante encadenado a una estaca? Si es así, probablemente te hayas preguntado por qué no se escapa, siendo que el elefante tiene fuerza como para levantar la estaca de la tierra y probablemente destruir el circo completo. Pues no se escapa porque recuerda cuando, de pequeñito, lo encadenaban a una estaca. Como era pequeñito, no tenía fuerza para escaparse, y se mano tenía allí preso, porque no le quedaba de otra. Cuando ya es mayor, recuerda que la estaca es fuerte y la cadena dura, y sigue convencido de que no puede soltarse de ellas, a pesar de que ya no es así. Su memoria lo traiciona, y hace que no intente de nuevo huir, porque está convencido de que no puede ya que en el pasado no podía. Es una tragedia, ¿verdad? Pobrecitos los elefantes.

También es una tragedia cuando nosotros nos resignamos a dejar de intentar algo simplemente porque en el pasado no lo logramos. A veces nuestro cerebro nos juega la misma mala pasada que le juega al elefante el suyo. Con frecuencia nos limitamos a nosotros mismos y dejamos de luchar por algo que es justo y que merece la pena porque no nos atrevemos a intentar nuevamente lo que ya nos salió mal en el pasado. Quizás no queremos pasar vergüenza, o no queremos desanimarnos otra vez, o tenemos miedo de las consecuencias de intentarlo. Pero recuerda: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipenses 4: 13, RV95).

Aunque algo te haya salido mal, si cuentas con la aprobación de Dios, inténtalo una vez más. No te des por vencido.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com